Qué Es la Kombucha y Cuáles Son sus Beneficios

Jarra de kombucha sobre una mesa

La kombucha es una bebida especial.

Este té dulce fermentado se ha convertido en la bebida del milenio.

Es una bebida sana, vegana y versátil que puedes adaptar a tus gustos.

Restaurar el equilibrio en la digestión, rejuvenecer el sistema inmune y revitalizar la mente son solo algunos de sus beneficios. 

Vamos a ver con detalle qué es y para qué sirve la kombucha.

Qué Es la Kombucha

La kombucha es una bebida de té fermentada que se produce añadiendo levadura y un cultivo de bacterias a una mezcla de té negro o verde, azúcar y, si se desea, otros saborizantes adicionales o jugo de frutas.

El nombre «kombucha» es japonés, ya que kombu (昆布) significa ‘alga’ y la terminación cha (茶) significa ‘té’, es decir, ‘té de alga’, por su parecido a un alga.

¿Es un té?, ¿tiene azúcar?

De forma más entendible, la kombucha es el resultado de la fermentación de té verde y azúcar.

Es aquí cuando ocurre la magia.

El SCOBY, que técnicamente es una simbiosis de bacterias y levaduras, consume prácticamente todo el azúcar, produciendo una bebida de delicadas burbujas naturales de la fermentación y un sabor que enamora.

Jarra de kombucha sobre una mesa

La kombucha es un té o una cerveza

Cómo has visto, la kombucha es una bebida a base de té fermentada, pero no exactamente un té. 

Tiene alcohol, pero por lo general solo un 0.5%. Sin embargo, hay métodos para aumentar su graduación y convertirla en una alternativa saludable a la cerveza.

Aunque para su fabricación se le añade bastante azúcar, la mayoría sirve como alimento del SCOBY, del que te hablaremos a continuación.

Suele tener poco gas, pero podemos aumentar la cantidad de gas durante su proceso de fermentación.

Todo esto convierte a la kombucha en una alternativa sana a los refrescos tradicionales carbonatados y azucarados.

Cómo se Hace la Kombucha

No requiere de muchos ingredientes y su producción es simple, pero a la misma vez, equilibrar los ingredientes y conseguir el sabor ideal requiere tener una mínima maestría, que se consigue con la práctica.

Estos son los 4 principales ingredientes.

Azúcar

El azúcar es el principal alimento del SCOBY, y cuando acaba el proceso todo este azúcar prácticamente habrá desaparecido.

Es necesario usar bien azúcar blanco o bien azúcar de caña orgánico.

Es decir, no uses otros tipos de edulcorantes como la miel, melaza, stevia o sirope de agave o de arce.

Aunque sigas una dieta baja en azúcar, es necesario usarlo para hacer kombucha. 

Pero recuerda que prácticamente en su totalidad servirá de alimento para el scoby, quedando al final una cantidad residual de azúcar.

Pero si aún así quieres eliminar la mayor cantidad de azúcar posible, puedes diluir la kombucha con un poco de agua cuando vayas a tomarla.

Agua

En principio puedes usar el agua que prefieras, pero existen muchas opiniones distintas sobre este tema.

Lo ideal es que, al igual que a la hora de preparar un té, uses agua filtrada o embotellada.

Pero también se puede usar agua del grifo y mucha gente no tiene ningún problema con ello. 

Lo mejor es que pruebes y saques tus propias conclusiones.

Puedes elegir entre té verde y té negro para preparar kombucha, y además elegir entre bolsas y hojas sueltas.

Usando un té de calidad conseguirás mejores resultados.

El té negro tiene un sabor más fuerte que el verde, y conserva mejor sus características sin ponerse amargo. 

Pero puedes usar té verde sin problemas.

Incluso si al probarlo notas un sabor muy suave y no termina de convencerte, puedes mezclarlo con té negro.

Como regla general, usa té negro en la primera fermentación.

Cuando vayas a añadirle sabor con la segunda fermentación, puedes usar el té que quieras, incluso tés con sabor o mezclas.

un plato con SCOBY

SCOBY

La palabra SCOBY es un acrónimo que en inglés significa Symbiotic Culture Of Bacteria & Yeast, y que en español sería traducido como Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras.

Un SCOBY es una formación viscosa, espesa y circular compuesta de agentes microbianos. El SCOBY generalmente consiste en una bacteria de ácido acético y una levadura, más comúnmente Saccharomyces cerevisiae.

Esto produce un té de kombucha que contiene bacterias vivas, que también son probióticas.

El proceso de fermentación de kombucha puede durar entre siete y doce días, dependiendo de la temperatura ambiente y las cepas de bacterias utilizadas.

Durante la fermentación, el SCOBY consume todo el azúcar, lo que significa que el té de kombucha tiene en realidad muy baja cantidad de azúcar en el producto final

El SCOBY es un organismo vivo que se reproduce durante la fermentación multiplicando la cantidad de kombucha que puedes preparar.

Sabor de la Kombucha

La kombucha es una bebida extremadamente versátil, por lo que su composición y sabor puede adaptarse a todo tipo de gustos.

El proceso de fermentación del té de kombucha lo hace ligeramente efervescente. 

El SCOBY absorbe el azúcar en el té dulce y lo convierte en ácidos, causando que este té probiótico tenga un sabor ligeramente avinagrado que es agrio y picante.

Tanto es así, que el sabor puede ser fuerte para las paletas que están acostumbradas a sabores más dulces.

Por esta razón, muchos tés de kombucha se someten a un segundo proceso de fermentación donde se endulzan con frutas, jugos de frutas o hierbas.

Beneficios para la Salud del Té Kombucha

1.  Fuente de propiedades probióticas

Los probióticos proporcionan bacterias saludables a tu intestino.

Estas bacterias pueden mejorar muchos aspectos de la salud, incluida la digestión, la inflamación e incluso la pérdida de peso.Por este motivo, la kombucha puede mejorar tu salud de muchas maneras.

Aunque aún no hay evidencia de los beneficios probióticos de la kombucha, contiene varias especies de bacterias de ácido láctico que pueden tener función probiótica (1).

2. Aumenta la salud inmunológica

Kombucha está repleto de vitaminas y bacterias buenas que estimulan el sistema inmunológico.

Dado que la kombucha se elabora con té verde o té negro, también contiene los antioxidantes y vitaminas de estos, como las vitaminas B y la vitamina C, que ayudan a evitar infecciones como el resfriado común y la gripe (2).

3. Mejora el colesterol

Se ha demostrado que Kombucha en algunos modelos científicos reduce el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos al tiempo que aumenta el colesterol bueno (HDL).

De hecho, los bebedores de té verde tienen hasta un 31% menos de riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, un beneficio que también puede aplicarse a la kombucha (3).

4. Es antibacteriano y antimicrobiano

Una de las principales sustancias producidas durante la fermentación de la kombucha es el ácido acético, que también abunda en el vinagre.Al igual que los polifenoles en el té, el ácido acético puede matar muchos microorganismos potencialmente dañinos (4).

Tiene la capacidad de matar bacterias malas como E. coli, salmonella y shigella.

La protección contra estas bacterias puede ayudar a evitar la intoxicación alimentaria.

5. Puede ayudar a tratar la diabetes

Beber kombucha puede ayudar a aliviar los síntomas de la diabetes en ciertos pacientes.

Los estudios se han realizado en animales, pero muestran evidencia prometedora que debe confirmarse en ensayos en humanos.

Los investigadores descubrieron que la kombucha era más efectiva que el té negro para reducir los niveles de glucosa en sangre.

Estos resultados se debieron a la capacidad del té fermentado para inhibir la actividad de a-amilasa y lipasa. 

También se demostró que inhibe la absorción de colesterol malo y triglicéridos (5).

6. Protege los pulmones

Un beneficio menos conocido de la kombucha es su uso en el tratamiento de la silicosis, que es la fibrosis pulmonar causada por la inhalación de polvo que contiene sílice.

Los científicos descubrieron que la kombucha podría tratar esta enfermedad pulmonar y otras causadas por la inhalación de material peligroso (6).

Peligros de Consumir Kombucha

La kombucha es una bebida sana y tomarla cada día tiene beneficios positivos principalmente para la flora de tu estómago.

Ahora bien, puede ocasionar algunos problemas si no eres precavido.

Lo más importante es conocer de donde proviene la kombucha que estás tomando.

Vamos a ver cada uno de estos problemas y cómo puedes evitarlos.

Envenenamiento por plomo

La kombucha no debe prepararse NUNCA en recipientes de cerámica ni deben tener cristales de plomo o recubrimientos de pintura. 

La naturaleza ácida de la kombucha puede filtrar estos químicos en la mezcla de té y causar intoxicaciones por plomo.

No use ollas o sartenes de cerámica esmaltadas con plomo en ningún momento durante el proceso de preparación.

Limítate a frascos de vidrio transparentes para garantizar la seguridad para tu salud.

Personas con alcoholismo

Si bien la kombucha es un té hecho de forma natural, contiene una pequeña cantidad de alcohol.

Generalmente es un 0.5% pero en algunos casos se puede aumentar hasta 6 o 7%. 

Las personas que sufren de alcoholismo no deben beber kombucha.

Bacterias malas

Si pretendes preparar kombucha en casa, es importante tomar medidas para evitar la contaminación del té.

Utiliza siempre utensilios limpios y lávate las manos con agua abundante antes y durante el proceso de preparación.

Ten un cuidado especial si pretendes crear un hotel de SCOBY para seguir creando nueva kombucha. 

La kombucha terminada siempre debe almacenarse en el refrigerador para evitar que se fermente más de la cuenta y se contamine con bacterias malas.

Como siempre, recuerda que este no es un consejo médico y te recomendamos que consultes con un profesional en caso de duda.

Miguel Medina

Miguel Medina

Soy un eterno aprendiz de la vida. Mi objetivo es hacer té delicioso de forma fácil.
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Recibe cosas chulas en el correo

¡ÚNETE AL CLUB!

Además, podrás descargar las guías rápidas para hacer té de forma fácil.