Té Rooibos: Propiedades, Beneficios y Contraindicaciones

rooibos-tea-measuring-spoon-with-sieve-light-gray-background_80013-1301

Las propiedades y beneficios del té rooibos para tu salud son muchos por eso esta deliciosa infusión es cada vez más popular.

Esta planta nativa de Sudáfrica no es siquiera un verdadero «té», y al no tener cafeína, se convierte en una gran alternativa.

Vamos a explicar qué es el té rooibos, cuáles son sus propiedades y beneficios, dónde lo puedes comprar y cómo puedes prepararlo de formas que no habías imaginado.

Qué Es el Té Rooibos

El rooibos es una planta de origen sudafricano cuyo nombre en idioma afrikáans significa arbusto rojo y por lo tanto es conocida como «té rojo sudafricano» o «té de arbusto rojo». 

Esto puede provocar algunos malentendidos ya que en China, el término té rojo se usa para describir al té negro tradicional.

Generalmente existen 2 variedades de té rooibos con sabores diferentes: el rojo y el verde.

  • El rooibos rojo es el más habitual y se conoce simplemente como rooibos. Es rojo debido a que cuando se elabora, sus hojas se oxidan y adquieren el característico tono rojizo. El sabor del rooibos rojo es muy suave y dulce, con un ligero sabor a nuez.
  • El rooibos verde es así ya que no pasa por ningún proceso de oxidación, se recolecta, se seca y se prepara para vender. Tiene un sabor maltoso y vegetal que recuerda al del té verde.

¿Tiene Teína El Té Rooibos?

A diferencia del té que se prepara a partir de las hojas de la Camellia sinensis, el rooibos no tiene teína, por lo que es perfecta tanto para niños como para gente con problemas de hipertensión.

Por este motivo, este té rojo se usa habitualmente reemplazando el té negro en el té masala chai, como una alternativa sin cafeína.

Vamos a ver todas las propiedades que tiene el té rooibos para tu salud.

Beneficios y Propiedades del Té Rooibos

1. El rooibos es muy bueno para adelgazar

La primera forma que tiene el té rooibos para ayudarte a adelgazar es no añadiendo prácticamente ninguna caloría a tu cuerpo.

Al igual que los tés verdaderos como el té verde o el té negro, una taza de rooibos contiene menos de 5 calorías.

Una cantidad insignificante.

Por otro lado, los flavonoides té rooibos están directamente relacionados en la lucha contra la obesidad.

La aspalatina reduce la producción de grasa, el estrés y ayuda a detener el hambre (1).

2. El té rooibos te ayuda a relajarte y dormir bien

En primer lugar, el té rooibos no lleva teína, y si bien esto no ayuda directamente a dormir, te ayuda en momentos de relax.

Por otro lado, contiene magnesio y calcio. El calcio actúa junto al magnesio para promover el sueño.

¿Cómo?

El magnesio ayuda reducir el cortisol, la hormona del estrés, y ayuda a calmar el sistema nervioso central, reduciendo la ansiedad.

Por último, es un relajante muscular natural y podría ayudar incluso con el síndrome de piernas inquietas.

3. El rooibos tiene un gran poder antioxidante

Rooibos está asociado con beneficios para la salud debido a sus altos niveles de antioxidantes que mejoran la salud, en especial la aspalatina (un flavonoide con potentes efectos antioxidantes) y la quercetina.

Los antioxidantes ayudar a proteger las células del daño causado por los radicales libres.

A largo plazo, estos efectos pueden reducir el riesgo de enfermedades, como enfermedades cardíacas e incluso cáncer.

Existe evidencia de que el té rooibos puede aumentar los niveles de antioxidantes en tu cuerpo. Sin embargo, parece que su efecto dura poco o no se absorbe de manera eficiente (2).

4. Componentes en el té rooibos ayudan contra la diabetes

El azúcar, culpable de tantos problemas para la salud y que se encuentra en la mayoría de alimentos procesados, es el principal culpable de la diabetes tipo 2.

Sólo por este motivo ya merece la pena beber té a diario, y el té rooibos también ayuda a combatirlo.

El té rooibos es la única fuente natural conocida de aspalatina, un antioxidante que según los estudios en animales puede tener efectos antidiabéticos (3).

5. Tomar té rooibos ayuda a reducir el Colesterol

Mantener un nivel de colesterol adecuado te protege contra varias enfermedades del corazón, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

En un estudio se comprobó que tomando 6 tazas de rooibos al día reduce el colesterol LDL «malo» y al mismo tiempo aumenta el colesterol HDL «bueno». Este efecto se aprecia si sufres de sobrepeso (4).

6. Las propiedades del rooibos mejoran la salud ósea y dental

El té rooibos contiene minerales como el calcio, manganeso y flúor que ayudan a mantener los dientes y huesos fuertes. 

El manganeso promueve la actividad de las células llamadas osteoblastos, encargadas de sintetizar la matriz ósea, estimulando la actividad enzimática necesaria para crear y reparar huesos (5).

Esto significa que tomar té rooibos a diario puede suponer una ayuda adicional contra la osteoporosis y la artritis. 

Por otra parte, el flúor, que es un ingrediente habitual en los productos de higiene dental, ayuda a prevenir las caries. 

7. Los flavonoides del rooibos provocan el alivio en alergias

Entre los flavonoides que contiene el rooibos, uno en particular es un flavonoide bioactivo conocido como crisoeriol, que cuenta con efectos antiinflamatorios y antioxidantes. 

¿Cómo funciona?

Trabajando como broncodilatador, el té rooibos puede ayudar a aliviar los problemas de respiración y tos causadas por la rinitis alérgica y el asma (6).

Contraindicaciones del rooibos

El té rooibos es una bebida bastante segura que no tiene practicamente contradicciones.

Se han dado casos de efectos secundarios, pero han sido muy raros.

Lo fundamental es no tomarlo en cantidades exageradas.

Dónde Comprar Té Rooibos

Si eliges bolsitas comerciales, estarás consumiendo el polvo y los restos que quedan al procesar la mejor parte del arbusto. Te recomendamos invertir en un té rooibos de calidad.

Que tenga buena calidad no significa necesariamente que sea caro, por ejemplo este té rooibos orgánico de alta calidad.

4 Formas de Hacer Té Rooibos

Lo primero es destacar que el té rooibos es muy fácil de preparar.

Es muy resistente por lo que no tienes que preocuparte por un sabor astringente, cosa que sí sucede con algunos tés verdaderos.

Es decir, no desarrolla sabores amargos cuando:

  • Se prepara con agua muy caliente
  • Lo dejas infusionar durante más tiempo de la cuenta.

Aunque es naturalmente dulce, el té rooibos se prepara a menudo de manera similar al té ne​​gro, con un chorrito de leche y un edulcorante como el azúcar o la miel.

RELACIONADO: Cómo hacer té rooibos de 5 formas diferentes

#1 Té rooibos clásico

Ingredientes:

TÉ: 2 gr de té rooibos
AGUA: 
1 vaso (250ml)
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5 minutos

Instrucciones:

PASO 1: Pon el agua a hervir.

PASO 2: Introduce las hojas de rooibos en la tetera y añade el agua.

PASO 3: Tapa la tetera e infusiona durante 5 minutos.

El rooibos puede infusionarse hasta 12 si deseas un sabor más fuerte.

PASO 4: Retira las hojas y vierte la infusión caliente en una taza.

PASO 5 (Opcional): Añade edulcorante y leche al gusto.

Puedes añadir también una rodaja de limón.

#2 Té rooibos vainilla latte

Que te parece si le damos una vuelta a la forma en la que tomas té.

Seguro que has oído hablar del matcha latte, o del chai latte, pero ¿qué me dices del rooibos latte?

Si alguna vez consigues un espumador para hacer espuma de leche te vas a enganchar a los lattes.

Esta receta de rooibos con leche es bastante simple y por eso la vamos a personalizar para que sea un poco más especial.

En este caso, vamos a añadir miel, extracto de vainilla y un toque de canela para hacer una bebida espectacular.

Ingredientes

TÉ: 
– 2 gr de té rooibos
– Extracto de vainilla
– Miel
– Canela
LECHE: Espuma de leche al gusto
AGUA: 
1 vaso (250ml)
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
UTENSILIOS:
Espumador de leche
– Tetera, infusor y taza de té
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5 minutos

Instrucciones 

PASO 1: Pon el agua a hervir.

PASO 2: Introduce las hojas de rooibos en la tetera y añade el agua.

PASO 3: Tapa la tetera e infusiona durante 5 minutos.

PASO 4: Añade la miel y extracto de vainilla y mezcla bien.

Al menos un tercio de la taza consiste en el rooibos junto a la miel y la vainilla.

PASO 5: Prepara la espuma de leche y rellena la taza a tu gusto.

PASO 6: Decora con la canela o bien un poco de cacao en polvo.

vista cenital de una taza con I love chai escrito con canela

#3 Paleo rooibos chai latte

¿Te gusta la mezcla de sabores de té chai pero no quieres la cafeína del té negro? Que no te asuste el nombre ya que el masala chai con rooibos es la alternativa perfecta.

Cambia la leche tradicional por leche de coco para aportar una cremosidad y dulzura que combina perfectamente con las especias.

Ya que con este paleo chai latte intercambiamos el té negro por té rooibos sin cafeína, es una bebida perfecta para disfrutar por la noche (sobre todo si añades miel que te ayuda a dormir). 

Si aún quieres dar un paso más y hacerla compatible con la dieta cetogénica, simplemente cambia la miel por xilitol o eritritol sin OMG.

Ingredientes

TÉ: 
– 2 gr de té rooibos
– 3 vainas de cardamomo
– 2 ramitas de canela
– 1 trocito de jengibre fresco pelado y en rodajas
– 1 vaina de anís estrellado
– Miel al gusto
LECHE:
1 vaso (250ml) de leche de coco o vaca
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
6-8 minutos

Instrucciones 

PASO 1: En una olla pequeña a fuego medio, añade la leche y calienta hasta que empiece a soltar vapor.

PASO 2: Añade los demás ingredientes excepto la miel.

PASO 3: Apague el fuego, cubre la olla y deja infusionar durante 6-8 minutos.

PASO 4: Cuela el líquido sin que pase ningún sólido.

PASO 5: Añade miel al gusto. ¡Disfruta!

#4 Té rooibos frío

Cuando llega el verano, la mejor forma de disfrutar una buena taza de rooibos es fría.

Para ello, vamos a sustituir el té negro que se usa habitualmente para hacer iced tea, y lo vamos a preparar con rooibos.

Ingredientes:

TÉ: 
– 6 gr de té rooibos o 4 bolsitas de té
– Edulcorante al gusto
– Jugo de limón
AGUA: 

– 6 vasos (1500 ml)
– Cubitos de hielo
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5 minutos

Instrucciones:

PASO 1: Pon el agua a hervir.

PASO 2: Introduce las hojas de rooibos en la tetera y añade el agua.

PASO 3: Tapa la tetera e infusiona durante 5 minutos.

PASO 4: Retira las bolsas o las hojas de té y vierte el té en una jarra.

PASO 5: Añade el limón y el edulcorante mientras la infusión está caliente.

PASO 6: Deja enfriar el té en la nevera durante 30 minutos.

PASO 7: Sírvelo en una taza sobre los cubitos de hielo y disfruta de una bebida refrescante.

Como siempre, recuerda que este no es un consejo médico y te recomendamos que consultes con un profesional en caso de duda.

Miguel Medina

Miguel Medina

Soy un eterno aprendiz de la vida. Mi objetivo es hacer té delicioso de forma fácil.
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Recibe cosas chulas en el correo

¡ÚNETE AL CLUB!

Además, podrás descargar las guías rápidas para hacer té de forma fácil.