Category Archives for Infusiones

Té de Hibisco, el Agua de Jamaica que Enamora

Té de hibisco, rosella o agua de Jamaica son algunos nombres por lo cuales se conoce a esta infusión de color carmesí.

El hibisco crece en unos pequeños árboles que presentan flores coloridas siendo algunas de las más comunes unas flores de color rojo vibrante.

La planta crece en lugares tropicales de todo el mundo y sus pétalos se infusionan en agua para preparar una variedad de bebidas, incluido el té.

Si te preguntas para qué sirve esta exótica bebida, sigue leyendo.

¿Qué Es el Té de Hibisco?

El agua de Jamaica, jugo de flor de Jamaica o té de hibisco es una infusión hecha de cálices de la rosa de Jamaica (la variedad Hibiscus sabdariffa).

Se trata de una tisana muy famosa en todo el mundo que se puede tomar tanto fría como caliente. 

Es especialmente popular en Jamaica, México, Centroamérica y partes de Sudamérica y el Caribe.

Y cada vez más en Europa.

Al tener un sabor agrio parecido al del arándano, se suele tomar con azúcar para endulzar su sabor.

¿Quieres conocer todos los beneficios que tiene el té de hibisco además de usarse para adelgazar?

Beneficios del Té de Hibisco

¿Cuales son los beneficios de tomar té de Jamaica?

Si la tomas sola, se trata té alto en antioxidantes que además es un diurético natural que tiene mucha vitamina C.

Si la combinas con té negro o té verde, sus beneficios se multiplican como vas a ver a continuación.

1. Té de hibisco para adelgazar

El extracto de hibisco es un reconocido suplemento para la pérdida de peso.

Pero gracias a su composición química, beber esta tisana de hibisco puede ayudarte también a adelgazar.

Es cierto que la mayoría de las investigaciones sobre la pérdida de peso se centran en las formas concentradas de esta planta (1). 

Pero también es cierto que el té de hibisco es una sabrosa forma de satisfacer los antojos de dulce y puede ayudarte a adelgazar en menor medida.

2. Propiedades antioxidantes

Los antioxidantes son moléculas que ayudan a combatir los compuestos llamados radicales libres que causan daño a las células.

El té de hibisco, al ser rico en antioxidantes, puede ayudar a prevenir el daño causado por la acumulación de radicales libres.

Estudios realizados en ratas lo demuestran (2).

Ten en cuenta que no son experimentos realizados en humanos y que se realizan con formas concentradas de hibisco, por lo que los resultados son mucho menores al beber té.

3. Carga​​​​do de Vitamina C

El té de hibisco posee una gran cantidad de vitamina C.

Estudios han demostrado que el extracto de metanol de los cálices del hibisco contiene agentes antibacterianos efectivos (3).

Al igual que en los casos anteriores, los experimentos no han sido estudiados en humanos y dado que el té contiene mucha menos concentración, sus efectos serán más débiles con una bebida.

4. Reducir la presión sanguínea

Con el tiempo, una presión arterial alta puede afectar al corazón y debilitarlo.

La presión arterial alta también se asocia a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

Los investigadores confirmaron en un estudio que el té de hibisco redujo la presión arterial sistólica en un promedio de siete puntos (4).

Contraindicaciones del Té de Hibisco

Alergias

Las plantas de hibisco pueden causar alergias a las personas sensibles a las plantas de la malva.

No tomes este té si eres alérgico a cualquier planta de la familia del hibisco y deja de beberlo si experimentas síntomas como estornudos, irritación de garganta o sarpullidos.

Uso durante el embarazo

El hibisco puede aumentar la actividad del estrógeno y promover la menstruación, lo que genera complicaciones si se está embarazada.

La mejor solución es directamente evitar el té de hibisco durante el embarazo y la lactancia.

Reduce la presión sanguínea

Esto que es un beneficio puede ser también una desventaja al tomar té de hibisco.

Si por cualquier motivo sufres de una presión arterial baja, puede ser inteligente evitar esta bebida.

Cómo Preparar el Té de Hibisco

Caliente

Ingredientes

  • Unas 2 cucharadas de flores secas de hibisco
  • Agua
  • (Opcional) Rodajas de Jengibre
  • (Opcional) Rodajas de Limón
  • (Opcional) Edulcorante

Instrucciones 

1. Lleva agua a ebullición y viertela en la tetera. 2 cucharaditas de flores para una tetera de tamaño estándar, pero puedes agregar más para obtener un sabor más fuerte. 

2. Deja infusionar durante 5 minutos

3. Separa el líquido de las flores

Puedes consumir el té de hibisco tal cual o puedes agregar un edulcorante como simple syrup, sirope de agave o miel.

Sirve el té con una rodaja de jengibre o de limón como decoración.

Agua de Jamaica fría

Instrucciones 

1. Para una jarra de té helado, recomendamos usar de cuatro a seis vasos de agua (1 - 1,5 litros). 

2. Agregue las flores de hibisco a una jarra grande y combinalas con agua fría. Use aproximadamente media taza de flores de hibisco secas por cada litro de agua.

3. Necesita infusionar el agua de Jamaica helada durante 8 a 12 horas antes de servir. Tapa la jarra para evitar que las migajas contaminen el té mientras está a remojo.

4. Colar el té empapado con un colador o tamiz y servir en un vaso frío sobre hielo.

Si deseas endulzar la bebida, es mejor evitar los edulcorantes sólidos como el azúcar y miel, ya que el agua fría no los combina bien.

En su lugar, usa simple syrup para darle el sabor dulce deseado. 

Agrega palitos de canela o jugo de limón para darle un sabor más complejo y adorna con hojas de menta y rodajas de limón.

La Guía Definitiva Sobre el Té de Jazmín

El té de jazmín es una deliciosa mezcla de flores de jazmín y té verdadero traída desde China.

Mezcla además uno beneficios impresionantes para tu salud y un aroma perfumado deliciosamente dulce.

Si quieres disfrutar de una infusión placentera para tu paladar y saludable para tu organismo el té de jazmín es ideal para tí.

Descubre por qué.

Qué Es el Té de Jazmín

El té de jazmín es un tipo de té perfumado con el aroma de las flores del jazmín.

Es el té aromático más famoso en China gracias a su sabor sutilmente dulce.

Aunque habitualmente se mezcla con té verde, también se puede combinar con té negro o té blanco

Los tés aromáticos de jazmín provienen de una de estas dos variedades de la planta de jazmín: jazmín común y la sampaguita y se vende con frecuencia como perlas de jazmín.

Las delicadas perlas se despliegan mientras el té se sumerge, creando una hermosa presentación.

Beneficios del Té de Jazmín

1. Alivia el estrés

Uno de los beneficios para la salud del té de jazmín se derivan tanto de su delicioso aroma como de su delicado sabor. 

Por un lado, el aroma perfumado del té de jazmín puede desencadenar una respuesta parasimpática, liberando productos químicos que te ayudan a relajarte y descansar. 

Algunos estudios han ido un paso más allá al examinar los efectos sedantes de los aromas del jazmín, aunque los resultados no han sido concluyentes y siguen en curso (1).

Por otro lado, está su sabor. 

Los sabores dulces de jazmín te inducen un estado relajado, mientras que el acabado fresco te aporta una fragancia vigorizante que puede alegrarte después de un largo día. 

2. Aumenta la energía

Como sabes, el té de jazmín se mezcla con té verde, negro o blanco como base.

Los tés verdaderos se elaboran con las hojas de la planta Camellia sinensis, que naturalmente contiene cafeína.

Es por eso que el té de jazmín contiene una cantidad de cafeína que puede varia dependiendo del té que se use como base.

De promedio, una taza de té verde contiene alrededor de 35 mg de cafeína, mientras que una taza de café contiene alrededor de 95 mg.

La cafeína que contiene el té de jazmín puede ayudarte a concentrarte mejor y mantenerte alerta pero nunca debe sustituir las suficientes horas de sueño (2).

3. Puede prevenir el cáncer

El té de jazmín está cargado de antioxidantes que ayudan a reducir el daño que los radicales libres causan en tu cuerpo.

Los antioxidantes tienen un papel importante a la hora de combatir el cáncer.

Estudios en probetas y en animales han encontrado que los polifenoles, como el ECGC en el té verde, redujeron el tamaño del tumor, provocaron la muerte de las células cancerígenas y suprimieron el crecimiento y la propagación de estas células cancerígenas (3).

4. Protege la salud del corazón

Mantener un corazón sano significa que no solo vive más, sino que tiene una mejor calidad de vida.

Beber unas tazas de té de jazmín al día puede ayudar a mantener su corazón latiendo de manera óptima y limitar el riesgo de enfermedades peligrosas y cirugías costosas.

Los mismos antioxidantes en el té de jazmín que ayudan a prevenir el cáncer también funcionan para garantizar un corazón sano.

Las catequinas que se encuentran en el té de jazmín pueden reducir la oxidación del colesterol LDL (conocido como el colesterol malo) y se ha relacionado con una variedad de problemas de salud cardiovascular, incluida la presión arterial alta (4).

5. Ayuda a bajar de peso

Beber té de jazmín puede ayudarte a perder peso, y lo hace acelerando tu metabolismo.

Las propiedades para quemar grasa del té de jazmín están relacionadas con su contenido de cafeína y el polifenol EGCG.

Estos compuestos también pueden mejorar los efectos de quema de grasa de cada uno, suponiendo quemar entre 70 y 100 calorías adicionales cada día (5).

6. Protege contra el Alzheimer y el Parkinson

El té de jazmín incorpora los impresionantes polifenoles, que pueden reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

En particular si el té de jazmín está hecho de té verde que es rico en EGCG, lo que puede suprimir la inflamación y neutralizar el daño de los radicales libres, dos factores clave asociados con la enfermedad de Alzheimer y Parkinson (6, 7).

Lo que hace el EGCG es evitar que las proteínas del cerebro se plieguen y agrupen incorrectamente, cosa que puede promover la inflamación y dañar los nervios cerebrales.

7. Mejora el sistema inmunitario

El té de jazmín tiene grandes cantidades de propiedades antiinflamatorias, propiedades antibacterianas y antioxidantes que protegen contra el resfriado común y la gripe.

Un sistema inmunitario saludable también puede combatir enfermedades e infecciones, pero por suerte el té de jazmín contiene vitaminas y minerales que estimulan el sistema inmunológico para mantenerte saludable durante todo el año. 

8. Puede prevenir la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es causada por la incapacidad del cuerpo humano para regular o producir insulina.

Y si bien los factores genéticos son una de las principales causas de diabetes, también lo es tu estilo de vida.

Beber té verde de jazmín puede ayudar a regular los niveles de insulina y así controlar o prevenir la diabetes (8).

El mismo estudio demostró un metabolismo de la glucosa más estable en humanos sanos.

Al regular los niveles de glucosa en personas sanas, el té verde de jazmín puede ayudar a prevenir la diabetes si lo consumes regularmente.

Contraindicaciones del Té de Jazmín

En general, el té de jazmín es absolutamente saludable y cuenta con prácticamente ningún efecto secundario.

Los posibles desventajas del té de jazmín sólo se aplican a las personas en riesgo de deficiencia de hierro, incluidas las mujeres embarazadas, los niños pequeños y las personas con restricciones dietéticas.

Ya que contiene cafeína, e ingerir demasiada cafeína puede provocar ansiedad, inquietud, nerviosismo y problemas estomacales.

Las mujeres embarazadas deben limitar su consumo de cafeína, ya que puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo.

El té de jazmín también contiene catequinas, lo que podría reducir la capacidad de su cuerpo para absorber el hierro de los alimentos.​

Si lo tomas en grandes cantidades, las catequinas pueden aumentar su riesgo de anemia por deficiencia de hierro.

Por eso, si estás en riesgo de deficiencia de hierro, toma té de jazmín entre comidas y no junto a las comidas, o esperar al menos una hora tras comer para tomar té.

Cómo Preparar Té de Jazmín

Caliente

Cada variedad de té de jazmín puede tener diferentes instrucciones y temperaturas de preparación, ya que se suele combinar tanto con el té verde, el negro y el blanco.

Por eso es recomendable seguir las instrucciones específicas que pueden variar según el tipo de té que vayas a consumir.

Sin embargo, puedes seguir estas instrucciones de forma general:

Instrucciones

1. Preparar las hojas de té

Si vas a usar una bolsita de té, puedes saltar al siguiente paso.

Para el té de hojas sueltas, usa unos 2 gramos por cada vaso de agua (250 ml).

2. Hervir el agua

El té de jazmín se prepara mejor con agua pura o filtrada para permitir que los sabores se desarrollen adecuadamente.

Calienta el agua a una temperatura del agua entre 70 y 80 °C. 

Debido a que el té de jazmín contiene tés verdaderos, hervir el agua demasiado puede producir un sabor amargo.

3. Infusión

El té de jazmín necesita un tiempo de infusión que va desde 30 segundos a los 3 minutos dependiendo de cómo se haya producido el té.

Es recomendable tapar la taza o la tetera durante la infusión durante el remojo para mantener el calor.

Un consejo sobre edulcorantes

El té de jazmín tiene un perfil de sabor delicado y sutil que puede ser demasiado si añades además azúcar o miel. 

La mayoría de los productores de té de jazmín recomiendan evitar los edulcorantes al té de jazmín para evitar alterar su perfil de sabor.

Té verde helado de jazmín

Si lo que te apetece es una bebida refrescante, puedes preparar tu té de jazmín en versión fría.

Para ello las hojas de té deben prepararse con más agua caliente de lo habitual, y puedes usar una bolsa de té. 

Ingredientes

  • El agua debe ser filtrada y fresca para no pasarle ningún sabor a nuestro té. 
  • Por lo general, se necesitan de 10 a 15 gramos de hojas de té por cada litro de agua.
  • Un puñado de hojas de menta.
  • Jugo de limón
  • Miel

Instrucciones

1. Calienta el agua a una temperatura del agua entre 70 y 80 °C

2. Cuela el té (o quita las bolsitas de té y las hojas de menta) y viértelo en una jarra grande.

3. Agrega el jugo del limón y la miel hasta que la miel se disuelva.

4. Agrega agua fría.

5. Déjalo enfriar en la nevera durante 2 horas como mínimo.

6. Sirve sobre hielo con ramitas de menta, si lo desea.

Cómo Hacer Té de Menta de 6 Formas Diferentes

taza de té de menta

El té de menta es una infusión muy versátil con grandes beneficios para tu salud. Te puede ayudar contra el dolor de estómago, es un antioxidante natural, tiene un alto contenido en flúor y también es una gran ayuda si lo que quieres es perder peso.

Lo mejor de todo, puedes preparar el té de menta de muchas formas diferentes, una para cada ocasión.

Desde el té de menta más simple, té frío con hierbabuena y limón, añadir algunos superalimentos como el jengibre o quizás darle un toque frutal añadiendo trozos de tus frutas favoritas.

O quizás te interesa seguir la receta de té moruno, una delicia de té marroquí que combina el frescor de la menta con todos los beneficios del té verde.

Sorprende a tu familia y amigos con una bebida tan original como saludable.

Pasos para Preparar una Infusión

Estos son los 3 simples pasos que necesitas seguir para infusionar cualquier té o infusión de hierbas, más abajo encontrarás las instrucciones para cada tipo de infusión de menta o hierbabuena en particular.

Puedes preparar el té de menta preparar tanto usando bolsitas de té, hojas sueltas secas como hojas frescas de menta de tu propio jardín.

Paso 1: Preparar las Hojas

Si usas menta fresca, asegúrate de moler un poco las hojas frescas para liberar su sabor. 

En el caso de usar hojas secas, usa un infusor para contener las hojas. 

Si por el contrario usas bolsas de té, sigue las instrucciones de la bolsa.

Paso 2: Hervir el Agua

El té de menta, como la mayoría de las infusiones de hierbas, se consume mejor con agua caliente que con agua hirviendo. 

Para conseguir la temperatura adecuada de forma fácil, hierve el agua y déjala enfriar durante un minuto o dos antes de verterla en la taza.

Paso 3: Infusionar

El té de menta se debe dejar infusionar de 5 a 10 minutos, dependiendo del tipo de hojas elegidas. 

Si usas hojas frescas de menta, déjalas infusionar durante unos minutos más y es mejor mantener su recipiente o taza tapados.

Cuanto más tiempo infusiones las hojas, más se desarrollará su sabor.

Usa una tapa en la taza o la tetera para que no se pierda el calor durante la infusión.

Prueba el sabor de tu infusión a los 5 minutos y prueba su sabor. Si no te convence, repite la prueba cada 30 segundos hasta encontrar tu punto preferido.

Paso 4: (Opcional) Añadir un Edulcorante

El azúcar no es buena para tu salud y puede tener efectos desastrosos en tus dientes y provocar que tu grasa corporal aumente.

Los edulcorantes naturales por su parte pueden mejorar el sabor de la infusión de manera espectacular sin grandes efectos negativos.

Por tanto, salvo en casos particulares donde se recomienda azúcar como sucede con la receta del té moruno, es recomendable optar siempre por edulcorantes naturales.

La lista de estos edulcorantes es muy grande y tienes grandes sabores de donde elegir: miel, stevia natural, sirope de agave, sirope de arce, etc.

1. Té de Menta Estándar

Esta es la forma correcta de preparar una infusión de menta o hierbabuena, de forma fácil, rápida y sin complicaciones.

Puedes jugar con diferentes edulcorantes o añadir una rodaja de limón para jugar con su frescura y su dulzura.

Ingredientes:

  • 1 puñado de hojas de menta fresca, 2 gramos de hojas de menta secas o 1 bolsita de té de menta
  • 2 Vasos de Agua (500 ml)
  • (Opcional) Edulcorante

Instrucciones:

1. Las hojas frescas de menta requieren un poco más de preparación pero es un proceso que no te llevará mucho tiempo. Puedes aplastar suavemente las hojas para liberar sus sabores, o bien puedes usar una cuchara o un mortero para extraer el aceite aromático que le da el sabor refrescante a esta bebida.

Para las hojas secas, usa un colador para que no queden trozos en la taza.

Si te decides por usar una bolsa de té, sigue las instrucciones que aparecen en la caja.

2. El sabor de la menta se desarrolla mejor si se prepara con agua caliente y no hirviendo. Una forma fácil de conseguir la temperatura adecuada es llevando el agua a ebullición y dejar reposar durante 1 o 2 minutos antes de juntarla con las hojas de té.

3. Deja infusionar por tiempo comprendido entre 5 y 10 minutos, que dependerá del tipo de hoja de menta que utilices.

Si usas hojas de menta fresca, su tiempo de infusión óptimo oscilará entre los 8 y 10 minutos.

Las hojas secas prefieren un tiempo de infusión más corto, sobre los 5 o 6 minutos.

Es entonces el momento de añadir tu edulcorante preferido o bien una rodaja de limón.

taza de té de menta

2. Té Moruno

El ritual para preparar este té marroquí implica usar material tradicional y prestar mucha atención a los detalles usando técnicas más delicadas y tradicionales.

En este caso, nos vamos a centrar en preparar la receta té moruno de una forma más práctica pero manteniendo su esencia,y para ello usaremos el mismo material que para cualquier otra infusión.

El té moruno se prepara con una mezcla de té verde gunpowder, debido a su alta calidad y sabor picante.

Para contrarrestar el sabor picante del té y la hierbabuena, al té moruno se le suele añadir una buena cantidad de azúcar, que deberás calcular para dejarlo a tu gusto y no demasiado dulce.

Ingredientes:

  • Un puñado de hojas de hierbabuena fresca
  • 1 cucharada de té verde gunpowder por cada taza de agua
  • Agua
  • Azúcar blanca o azúcar moreno

Instrucciones:

1. Lleva el agua a ebullición.

2. Introduce el té verde gunpowder junto al agua hirviendo en la tetera.

3. Para limpiar las hojas de té, deja reposar durante unos 30 segundos y desecha sólo el agua.

4. Pon más agua a hervir y viertela de nuevo en la tetera pero esta vez añade el azúcar a tu gusto, lo normal es añadir sobre una cucharada por cada taza que vayas a preparar.

Añadiendo el azúcar en este paso permitirá un semi proceso de caramelización, dándole ese sabor tan característico de este té marroquí.

5. Pon el agua recién hervida junto al té y el azúcar de nuevo a fuego medio hasta que vuelva a hervir y entonces añade las hojas de menta fresca.

6. Vuelve a calentar de nuevo la tetera y los ingredientes hasta que esté a punto de hervir de nuevo.

Es importante que no llegue a hervir el agua con la hierbabuena (o menta según tu elección) en el interior ya que se puede oxidar y darle al té un toque amargo que puede no gustar a todos.

7. Aparta la tetera del fuego y deja reposar 3 minutos más.

8. Por último y para mezclar bien los ingredientes, vierte el contenido de la tetera en otro recipiente y vuelve a verter el contendido en la tetera. Repite el proceso tres o cuatro veces. 

Esto es lo que se conoce como el proceso de aireación y permite que el té se oxigene y se potencie su sabor.

Té Moruno Frío (Opcional) 

Si eres de las personas que prefieren el té moruno frío estas de enhorabuena, pues se trata de una bebida tan exquisita como un té helado o una infusión caliente.

Para hacer el té de menta marroquí helado, empieza por prepararlo como has visto anteriormente. El té de menta no se debe preparar con agua fría pues no desarrollará ningún sabor ni recibiras sus beneficios.

Deja que el té se enfríe a temperatura ambiente y entonces agrega los cubitos de hielo y sírvelo. 

Añade una rodaja de limón para decorar o dale un toque personal añadiendo también el jugo del limón. 

té moruno tradicional con menta

3. Té helado con Menta y Limón

El té frío con hierbabuena y limón no tiene nada que envidiar a otras bebidas refrescantes.

Los beneficios y propiedades combinados de la menta y el limón con un sabor fresco y refrescante que puedes endulzar con tu edulcorante preferido.

Ingredientes:

  • 1 puñado de hojas de menta fresca
  • 1 litro de Agua
  • El jugo de 1 o 2 limones
  • Edulcorante

Instrucciones:

1. Enjuaga y aplasta suavemente las hojas de menta fresca para potenciar su sabor.

2. Hierve el agua y déjala enfriar durante 1 o 2 minutos antes de añadir las hojas de menta.

3. Deja infusionar de entre 5 a 10 minutos.

4. Recuerda que los edulcorantes se disuelven mejor si el agua está caliente que si está fría. Añade la miel o tu edulcorante preferido mientras el agua está caliente.

5. Exprime el jugo de los limones en el té.

6. Deje enfríe el té a temperatura ambiente. Una vez frío, mete la jarra en el refrigerador al menos durante 3 horas.

7. Agrega entonces 3 a 4 cubitos de hielo a los vasos (que preferiblemente serán altos) y vierte el té inmediatamente. 

Puedes decorar el té helado de menta con una rodaja de limón.

té de menta, limón y jengibre con miel

4. Infusión de Jengibre, Menta y Limón

La infusión de jengibre, menta y limón no solo sirve para adelgazar, sino que tiene un sabor que puede engancharte.

Mezcla su sabor picante y fresco con el dulzor de la miel para conseguir una combinación irresistible.

Ingredientes:

  • Hojas de menta fresca
  • 2 Vasos de Agua (500 ml)
  • Unas rodajas de jengibre
  • 4 rodajas de limón
  • 1 Palito de canela 
  • (Opcional) Edulcorante

Instrucciones:

1. En una olla, introduce el agua, el jengibre y 3 rodajas de limón. Lleva el agua a ebullición y luego baja el fuego a potencia media.

2. Agrega las hojas de menta y deja que hierva todo a fuego lento durante unos 10 minutos.

3. Agregue el edulcorante al agua caliente si lo desea. Las mejores opciones con este té son la miel, el agave o la stevia natural.

4. Retire las hojas y los trozos de jengibre con un colador.

5. Decora con una rodaja de limón, canela y una ramita de menta.

agua infusionada con frutas

5. Agua Infusionada con Frutas y Menta

El té de menta infusionado junto a fruta es un gran alternativa para los días calurosos y los días de verano. 

Los sabores dulces de la fruta contrastan con el sabor crujiente de la menta. 

Algunas frutas recomendadas son la naranja y la fresa, así como el melocotón. Pero hay muchas combinaciones diferentes,

Ingredientes:

  • 1 puñado grande de hojas de menta fresca
  • 1 taza de fruta
  • 4 o 5 Vasos de Agua (1 litro)
  • Hielo
  • (Opcional) Edulcorante

Instrucciones:

1. Pon agua a hervir en una olla y añade las hojas de menta fresca. Dejalas infusionar a fuego lento durante 10 minutos.

2. Retira las hojas y deja que la olla se enfríe por completo a temperatura ambiente. Agrega edulcorantes mientras el agua esté aún caliente.

3. Agrega la naranja y la fresa y deja enfriar en la nevera algo más de 3 horas

4. Agrega la mezcla a una jarra con hielo y ya lo tendrás completamente lista.

té con chocolate

6. Té de Menta y Chocolate con Leche

Esta deliciosa infusión de leche y menta alcanza otro nivel si le añades chocolate. 

Ideal para las noches de frío en las que te apetece relajarte y descansar.

Ingredientes:

  • 1 puñado de hojas de menta fresca
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 200 ml de agua
  • 200 ml de leche
  • (Opcional) Edulcorante

Instrucciones:

1. Hierve el agua y deja enfriar durante 1 minuto.

2. Añade las hojas de menta fresca al agua y deja infusionar durante 5 minutos.

3. Cuela el té y añade el cacao y la miel (o tu edulcorante preferido). Si tienes problemas para disolver el cacao o la miel introdúcelos un poco antes.

4. Añade y mezcla la leche. Si eres intolerante a la lactosa o no tomas leche de vaca puedes sustituirla por tu preferida, como la leche de coco o de almendras.

5. Decora el resultado como prefieras. Añade un poco de canela o nuez moscada para darle un toque más agradable.