Category Archives for Té Blanco

11 Propiedades Beneficiosas del Té Blanco

El té blanco se elabora utilizando solo las hojas jóvenes de la planta del té, llamada Camellia sinensis.

Debido a esto, comparte muchas de las mismas propiedades y beneficios para el organismo que el té verde y el té negro.

Como los polifenoles, moléculas de origen vegetal que actúan como antioxidantes dentro del cuerpo y de eso el té blanco tiene de sobra.

Debido a la mínima oxidación a la que es sometida el té blanco, la cantidad de cafeína que contiene es también mínima, de unos 15 mg por taza aproximadamente.

Descubre las propiedades y beneficios que hacen del té blanco una bebida amada por su naturaleza mínimamente procesada y admirada por su tradición de producción de siglos.

1. Los antioxidantes

Los llamados radicales libres pueden tener efectos nocivos en el cuerpo.

Se relacion con el envejecimiento, inflamación crónica, debilitamiento del sistema inmunitario además de una variedad de enfermedades dañinas.

Por suerte, el té blanco parece ser uno de los mejores tipos de té para combatir los radicales libres.

De hecho, los estudios sugieren que el té blanco tiene beneficios antioxidantes similares al té verde, que es conocido por sus beneficios para la salud. (1).

2. Catequinas

¿Qué tiene de especial el té blanco?

El té blanco contiene una cantidad de catequinas (un tipo de polifenol) mayor que ningún otro té y por ello sus beneficios son impresionantes (2).

El beneficio de las catequinas te ayuda a mantener una buena salud, a proteger las células y tejidos y a frenar el deterioro orgánico que se produce con el paso de los años.

3. Reduce el Riesgo de Cáncer 

Estudios han demostrado que existe un potencial de que los tés verdaderos ayuden a prevenir o tratar el cáncer. 

Ahora bien, los estudios no son concluyentes todavía, y los beneficios para la salud al beber té blanco se atribuyen en gran medida a sus antioxidantes y polifenoles. 

Los antioxidantes en el té blanco pueden ayudar a prevenir la mutación de las células genéticas que conducen al cáncer (3).

4. Ayuda a Perder Peso

Existen una gran variedad de tés que te ayudan a adelgazar, y el té blanco que comparte muchas de las propiedades del té verde es igual de útil.

El té blanco en particular es ideal para contrarrestar la disminución de la tasa metabólica que está presente durante la pérdida de peso (4).

5. Reduce el Riesgo de Alzheimer y Parkinson

El polifenol EGCG, uno compuestos del té blanco, ha demostrado que pueden reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson y Alzheimer (5).

Y lo hace al evitar que las proteínas se plieguen y agrupen de manera inapropiada.

6. Aumenta el nivel de energía

Las catequinas del té, incluido el EGCG, puede aumentar tu rendimiento durante actividades de resistencia. ​

Investigadores han descubierto que las catequinas aumentan la oxidación de las grasas y limitan la necesidad del cuerpo de producir glucógeno, aumentar los niveles de oxígeno en los músculos esqueléticos y reducir la concentración de ácidos grasos en las células sanguíneas.

Esto ayuda a aumentar la capacidad de resistencia y a disminuir la fatiga y el agotamiento. 

La investigación demuestra que las catequinas del té pueden ayudarte a entrenar más y más intensamente (6).

7. Protege contra la Diabetes

La diabetes es causada por factores genéticos y de estilo de vida y es un problema creciente en el mundo moderno.

Por suerte, hay muchas formas de controlar la diabetes y el té blanco es una de ellas.

Las catequinas en el té blanco, junto a otros antioxidantes, ayudan a prevenir y a regular la diabetes tipo 2.

El té blanco actúa eficazmente para inhibir la actividad de la enzima amilasa que indica la absorción de glucosa en el intestino delgado (7).

8. Menor Riesgo de Enfermedades Cardiovasculares

Los científicos piensan que el té verde funciona en el revestimiento de los vasos sanguíneos, manteniéndolos relajados y mejor preparados para soportar cambios en la presión arterial.

También puede proteger contra la formación de coágulos, causa principal de los ataques cardíacos (la principal causa de muerte en el mundo).

Algunos estudios afirman que los flavonoides mejoran la función endotelial. Esto inhibe la oxidación de lipoproteínas de baja densidad, disminuye la presión arterial y mejora la dislipidemia (8).

9. Refuerza la Salud Dental

La streptococcus mutans es la principal bacteria dañina que aparece en la boca.

Provoca la formación de placa y es uno de los principales contribuyentes de las caries.

Estudios demuestran que las catequinas en el té verde pueden inhibir el crecimiento del Streptococcus mutans. El consumo de té verde se asocia a una mejor salud dental y un menor riesgo de caries (9)

10. Mejora la Salud de la Piel

Muchas personas luchan con irregularidades de la piel como el acné, las imperfecciones y la decoloración.

Si bien la mayoría de estas afecciones de la piel no son peligrosas ni potencialmente mortales, siguen siendo molestas y pueden disminuir la confianza. 

El té blanco puede ayudarlo a lograr un cutis uniforme gracias a las propiedades antisépticas y antioxidantes.

Un estudio reciente ha demostrado que el té blanco puede ser beneficioso para las personas que padecen afecciones de la piel, como rosácea y psoriasis. ​

¿Cómo?

Gracias al galato de epigalocatequina que ayuda a producir nuevas células en la epidermis (10).

11. Es Muy Fácil de Preparar

La posibilidad de preparar una bebida tan beneficiosa y deliciosa como el té blanco en tan poco tiempo es digno de mención.

El té blanco tiene un sabor sutil pero refrescante y lo puedes disfrutar tanto en caliente como en frío.

Si prefieres un té más fuerte, puedes agregar más hojas. 

Cómo preparar té blanco

Ingredientes:

  • Agua fresca y filtrada. El agua del grifo puede modificar el sabor.
  • 2 gramos de hojas frescas por cada taza
  • (Opcional) Tu edulcorante preferido, pero no es recomendable añadir nada a un buen té blanco premium

Instrucciones:

1. Algunas variedades de té blanco puedes aguanta unas temperaturas un poco más altas que el té verde. Por lo general, esto es unos 90°C durante 3 a 5 minutos.

2. Otros son más delicados y deben tratarse como un té verde, e infusionarlos durante 2 a 3 minutos en temperaturas del agua de 70 a 80°C.

3. Cubre el té mientras se infusiona para mantener todo el calor en el recipiente.

4. La mayoría de los tés blancos con hojas sueltas de alta calidad se pueden infusionar varias veces.