Category Archives for Todo Sobre el Té

Té Rooibos: Beneficios de Tomarlo a Diario

El té rooibos es muy popular debido a que se usa para preparar infusiones, con un sabor a nuez ligeramente dulzón y cargado de beneficios para tu salud.

Esta planta nativa de Sudáfrica no es siquiera un verdadero «té». 

Descubre qué es el té rooibos, donde lo puedes comprar, cuáles son sus propiedades y descubre cómo prepararlo de formas que no habías imaginado.

Qué es el té Rooibos

El rooibos es una planta de origen sudafricano cuyo nombre en idioma afrikáans significa arbusto rojo y por lo tanto es conocida como «té rojo sudafricano» o «té de arbusto rojo». 

Por eso al pedir té rojo, puede sorprenderte descubrir que a veces terminas con un té negro en lugar de té rooibos dependiendo de la región en la que te encuentres.

Esto se debe a que en China, el término té rojo se usa para describir el té negro tradicional.

Para todos los efectos, el té rojo en el mundo occidental se refiere al té rooibos.

El té rooibos no contiene ninguna hoja de la planta de té Camellia sinensis, por lo que no es un «té verdadero». Más bien es una planta que, cuando se cosecha y se seca, se puede preparar en una infusión de hierbas de color marrón rojizo .

¿Tiene cafeína o teína el té rooibos?

A diferencia del té que se prepara a partir de las hojas de la Camellia sinensis, el rooibos no posee cafeína ni teína, por lo que es perfecta tanto para niños como para gente con problemas de hipertensión.

Al ser naturalmente libre de cafeína, el té rooibos es una opción ideal como base para tés aromatizados y herbales.

Por este motivo, este té rojo se usa habitualmente reemplazando el té negro en el masala chai, como alternativa para las personas que desean limitar su consumo de cafeína.

Beneficios del Té Rooibos

Té rooibos para adelgazar

La forma que tiene el té rooibos para ayudarte a adelgazar es no añadiendo prácticamente ninguna caloría a tu cuerpo.

Al igual que los tés verdaderos como el té verde o el té negro, una taza de rooibos contiene menos de 5 calorías.

Lo que quiere decir que puedes beber diariamente una taza de té rooibos, disfrutar de su exquisito sabor y de sus beneficios para tu salud sin ningún tipo de contraindicación.

Por lo tanto, si tu objetivo es perder peso, controla la leche y los edulcorantes que le añades, ya que estos sí que aumentan el número de calorías que tomas.

El rooibos está cargado de antioxidantes

Rooibos está asociado con beneficios para la salud debido a sus altos niveles de antioxidantes que mejoran la salud, en especial la aspalatina y quercetina .

Los antioxidantes pueden ayudar a proteger las células del daño causado por los radicales libres.

A largo plazo, estos efectos pueden reducir el riesgo de enfermedades, como enfermedades cardíacas e incluso cáncer .

Existe evidencia de que el té rooibos puede aumentar los niveles de antioxidantes en tu cuerpo. Sin embargo, este aumento documentado han sido pequeño y no dura mucho (1).

Ayuda contra la diabetes

El azúcar, culpable de tantos problemas para la salud y que se encuentra en la mayoría de alimentos procesados, es el principal culpable de la diabetes tipo 2.

Sólo por este motivo ya merece la pena beber té a diario, y el té rooibos también ayuda a combatirlo.

El té rooibos es la única fuente natural conocida de aspalatina, un antioxidante que según los estudios en animales puede tener efectos antidiabéticos (2).

Sin embargo, hacen falta más estudios en humanos para confirmar su funcionamiento.

Mejora de la salud ósea

Al igual que ocurre con los tés verdaderos y muchas tisanas herbales, el té rooibos contiene minerales como el calcio, manganeso y flúor que ayudan a desarrollar huesos fuertes. 

Estos minerales producen una mayor actividad de las células llamadas osteoblastos, que son las encargadas de sintetizar la matriz ósea, ayudando en el desarrollo y crecimiento de los huesos (3).

Esto significa que tomar té rooibos a diario puede suponer una ayuda adicional contra la osteoporosis y la artritis. 

Alivio de alergias

Entre los flavonoides que contiene el rooibos, uno en particular es un flavonoide bioactivo conocido como crisoeriol, que cuenta con efectos antiinflamatorios y antioxidantes. 

¿Cómo funciona?

Trabajando como broncodilatador, el té rooibos puede ayudar a aliviar los problemas de respiración y tos causadas por la rinitis alérgica y el asma (4).

Contraindicaciones del rooibos

El té rooibos es una bebida bastante segura, la clave es no tomarlo en cantidades exageradas.

Dónde Comprar Té Rooibos

Para elegir el mejor sitio donde comprar, primero tienes que conocer qué estás comprando.

Si eliges bolsitas comerciales, estarás consumiendo el polvo y los restos que quedan al procesar la mejor parte del arbusto. Por eso te recomendamos invertir en un té rooibos de calidad.

Que tenga buena calidad no significa necesariamente que sea caro, por ejemplo este té rooibos orgánico de alta calidad.

Cómo Preparar el Té Rooibos

Lo primero es destacar que el té rooibos es fácil de preparar.

Su naturaleza resistente significa no tener que preocuparte por el sabor astringente, cosa que sucede con algunos tés verdaderos.

A pesar de su naturaleza dulce, este té rojo a menudo se prepara de manera similar al té negro, es decir, con un chorrito de leche y azúcar o miel.

Pero también lo puedes consumir como té helado, espresso o café con leche.

Este té rojo sudafricano ideal para toda la familia no desarrolla sabores amargos cuando se elabora con agua muy caliente o si lo dejas infusionar durante más tiempo de la cuenta.

Instrucciones:

1. Vierte una taza en una tetera o una olla para cocinar y llevala a 100°C .

2. Añade 2 cucharaditas de té orgánico rooibos al infusor. Colócalo en una taza de té y agrega el agua caliente.

3. Deja infusionar durante 5 a 6 minutos. El té rooibos es una mezcla muy resistente que puede remojarse hasta 12 minutos si lo que deseas es un sabor más fuerte. 

4. Puedes tomarlo tal y como es o bien puedes añadir leche y tu edulcorante favorito e incluso una rodaja de limón. ¡Y a disfrutar!

Las Mejores Recetas de té Rooibos

Latte de té rooibos y vainilla

Que te parece si le damos una vuelta a la forma en la que tomas té.

Seguro que has oído hablar del matcha latte, o del chai latte, pero ¿qué me dices del rooibos latte?

Si alguna vez consigues un espumador para crear espuma de leche no vas a querer tomar otra cosa.

Esta receta de rooibos latte es bastante simple y por eso la vamos a personalizar para que sea un poco más especial. En este caso, vamos a añadirle miel, extracto de vainilla y un toque de canela para mejorar y endulzar este latte.

Ingredientes

  • 1 vaso de agua
  • 2 cucharadas de hojas de rooibos
  • Extracto de vainilla, miel, leche, canela, hielo (opcional)
  • Un espumador
  • Tetera, infusor y taza de té

Instrucciones 

1. Prepara el té rooibos de la forma que has visto antes con el método tradicional anterior. Déjalo infusionar durante unos 10 minutos.

2. Añade la miel y extracto de vainilla y mezcla bien. Al menos un tercio de la taza consiste en el rooibos junto a la miel y la vainilla.

4. Prepara la espuma de leche y rellena la taza a tu gusto.

5. Decora con la canela o bien un poco de cacao en polvo.

vista cenital de una taza con I love chai escrito con canela

Paleo rooibos masala chai latte

¿Te gusta la mezcla de sabores de té chai pero no quieres la cafeína del té negro? Que no te asuste el nombre ya que el masala chai con rooibos es la alternativa perfecta.

Cambia la leche tradicional por leche de coco para capturar una cremosidad similar que combina perfectamente con las especias calientes de esta receta. Además, la leche de coco agrega una capa adicional de riqueza y dulzura con cada sorbo.

Ya que con este paleo chai latte intercambiamos el té negro por té rooibos sin cafeína, es una bebida perfecta para disfrutar por la noche (especialmente si añades miel que te ayuda a dormir). 

Si aún quieres dar un paso más y hacerla compatible con la dieta cetogénica, simplemente cambia la miel por xilitol de azúcar abedul o eritritol sin OMG.

Ingredientes

  • 250ml de leche de coco (puedes usar cualquier leche que tengas en casa)
  • 3 cucharaditas de té de hojas sueltas de rooibos
  • 5 vainas de cardamomo
  • 2-3 ramitas de canela
  • 1 trocito de jengibre fresco pelado y en rodajas
  • 2 vainas de anís estrellado
  • 2 cucharadas de miel

Instrucciones 

1. En una olla pequeña a fuego medio, añade la leche de coco y caliente hasta que esté caliente y suelte vapor.

2. Añade los demás ingredientes excepto la miel. Apague el fuego, cubre la olla con una tapa o papel de aluminio y deja infusionar durante 6-8 minutos.

3. Cuela el líquido con una malla fina que no pase ningún sólido.

4. Añade la miel, divide la mezcla entre 2 tazas y sírvela tibia. ¡Disfruta de una de tus nuevas bebidas favoritas!

Tés para Principiantes: La Guía Completa

Todo el mundo es principiante alguna vez y el té no es ninguna excepción.

Eso va a cambiar, ya que aquí vas a conocer cómo iniciarse en el mundo del té.

Y es que el mundo del té es grande y complejo, pero la mayoría de las personas se quedan en la superficie de lo que puede llegar a ser. Simplemente preparan una taza del primer té que encuentran en el supermercado y continúan con su día. 

Nuestro objetivo es, que después de leer esto, comprendas que el mundo del té es mucho más que una taza en agua caliente. Su importancia cultural e histórica, y que se puede convertir también una importante herramienta social. 

Puedes que busques una alternativa más saludable que el café, o simplemente ampliar tu arsenal de bebidas.

En cualquier caso, el té puede ser lo que necesitas. Aprenderás a preparar bebidas alucinantes, divertidas y saludables. 

Si no sabes cómo comenzar a tomar té, sigue leyendo.

¿Qué es el Té?

Si te preguntas cómo comenzar a tomar té, lo primero es conocer qué tipos de té existen.

Pero primero, es importante entender exactamente qué califica una bebida como «té». 

Cuando los científicos usan la palabra té, generalmente se refieren a cada una de las variedades que se producen de las hojas de la planta Camellia Sinensis. 

Se dividen en té negro orgánico, té verde, té blanco, té oolong y té pu-erh.

Por otra parte, los tés herbales en realidad no se pueden considerar científicamente como tés, aunque se les llame comúnmente así.

Estos tipos de tés incluyen todos los que se elaboran con una variedad de plantas diferentes con diferentes valores nutricionales, como la manzanilla, el hibisco o la menta.

Por último, existen otras bebidas que se suelen llamar té como la kombucha o el té chai, que en realidad son mezclas de té verdadero como el té verde o té negro con otros ingredientes o aromas.

Para conseguir que te guste el té tienes que probar, así que vamos a conocer un poco mejor cada tipo de té.

Tazas con diferentes tipos de té

Tipos de Té

Si bien hay miles de sabores de té diferentes, se pueden dividir en tres categorías:

  • Tés verdaderos,
  • Tisanas a base de hierbas ​
  • Tés con sabor. 

Los tés verdaderos son hechos con las hojas de la planta del té conocida como Camellia sinensis.

Todos los demás, que no son tés verdaderos, reciben el nombre de tisanas, o más comúnmente: tés herbales.

Por último, los tés aromatizados son aquellos que usan té verdadero como base y se combinan con sabores herbales para producir mezclas únicas.

Si quieres aprender más en profundidad sobre los diferentes tipos de té y su sabor, puedes encontrarlo aquí.

Tés verdaderos

Sabes que todos los tés verdaderos se hacen con la planta Camellia sinensis, pero ¿qué hace que estos cinco tipos de tés sean distintos entre sí?

Lo que determina tanto el sabor como el contenido nutricional de cada té verdadero es la preparación y madurez de las hojas de té. 

Té negro

El té negro es ideal si no sabes qué té tomar por la mañana.

Las hojas utilizadas para hacer té negro se marchitan y se oxidan por completo. Es decir, se secan y se modifican a través de la exposición prolongada al aire. 

Su sabor fuerte es similar al del café y es la variedad que tiene más cafeína, por lo que es la mejor opción de té para el que no le gusta el té.

Si crees que no te va a gustar el té negro o no sabes por dónde empezar, puedes optar por una mezcla como el té chai que está cargado de beneficios.

Además, puedes modificar ampliamente su sabor sin la necesidad de acudir a edulcorantes.

ingredientes del masala chai vista cenital

Té oolong

En el caso del té oolong, las hojas se marchitan y se oxidan, pero no en la extensión prolongada de las hojas de té negro.

El proceso de oxidación hace que las hojas se vuelvan marrones y produce sabores fuertes.

Los tés oolong pueden oxidarse en cualquier lugar del 8 al 80 por ciento, por lo que su sabor puede variar enormemente. 

Lo que no varían son los beneficios que tiene para tu salud.

Los tés oolong menos oxidados presentan un sabor floral y dulce, mientras que los oolongs muy oxidados son más audaces y terrosos.

Té verde

El té verde por su parte pasa por el proceso de marchitamiento, pero no por oxidación. 

Es una de las variedades más consumidas en el mundo, y es probablemente el que más beneficios tiene para tu salud.

Hay dos tipos principales de té verde: té verde japonés y té verde chino.

Los tés verdes japoneses se cuecen al vapor durante el proceso de secado. Esto produce un sabor dulce y vegetal con notas herbáceas. 

En China, los tés verdes se tuestan o se hornean para secar las hojas. Esto produce un sabor tostado y terroso que es más audaz que los tés verdes japoneses.

Si te preguntas cómo tomar té verde si no te gusta, recuerda que el té verde forma parte de muchas mezclas como la kombucha, el té moruno o el té de jazmín.

mano con hojas de té verde

Té blanco

El té blanco se crea usando sólo el brote de té joven, que se cosecha y se seca al sol. Su oxidación es la mínima posible.

Estos tés son florales y sutilmente dulces con un aroma suave.

Es el té más puro que puedes encontrar, con tantos beneficios para la salud como los demás y una gran opción si quieres inciarte en el mundo del té con buen pie.

Té pu erh

Finalmente, las hojas de té pu erh se cosechan y se secan.

Luego se someten a un proceso de envejecimiento prolongado cuando se usan micobacterias para fermentar las hojas y provocar sabores profundos. 

A medida que las hojas envejecen, se agitan y giran. Los tés pu erh de la más alta calidad pueden conservarse durante más de 50 años.

La mayoría de los pu erh envejecidos comienzan a desarrollar un sabor exquisito a partir de entre cuatro a siete años de envejecimiento.

Aún así siguen aportando grandes beneficios.

Herbal tea with mint and honey

Tisanas de hierbas

Los tés de hierbas o tisanas son infusiones que se hacen usando partes de plantas que no son la planta del té. 

Estos tés se preparan mejor con agua hirviendo, ya que las altas temperaturas permiten que las hierbas infundan completamente su sabor a la infusión.

Cómo empezar a tomar infusiones

Si crees que no te gustan las infusiones, es que no has probado alguna de estas. En esta lista vas a encontrar tanto infusiones con buen sabor, como las mejores infusiones para tu salud.

Para hacer infusiones puedes utilizar tanto plantas como raíces, con sabores opuestos como el refrescante té de menta y la relajante manzanilla.

Si te gusta el picante, el té de jengibre es ideal, si lo que quieres es energía, puedes optar por el famoso yerba mate.

Recuerda que puedes mezclar todas las plantas y raíces que quieres en cada infusión, y como vamos a ver a continuación, puedes tomarlo tanto caliente como frío.

Por ejemplo, ¿tienes problemas para dormir?, puedes encontrar infusiones ideales para relajarte y descansar.

¿Te duele el estómago?, existen infusiones para los gases y otros problemas de estómago.

Las posibilidades son ilimitadas y vas a encontrar la infusión perfecta para cada ocasión y para cada paladar.

Hojas Sueltas o Bolsitas de Té 

Hojas sueltas:

El té de hojas sueltas es la forma correcta de hacer té.

Las hojas de té sueltas se colocan por lo general en un colador situado en una tetera o directamente en la taza de té. Es por eso que estas hojas, bien enteras o parcialmente rotas, tienen el espacio necesario para interactuar con el agua caliente y se pueden expandir y desplegar.

El resultado es un té con todos los sutiles matices de sabor que su cultivador y productor pretendían desde el principio.

Por lo general, para preparar una taza de té de hojas sueltas necesitas 2 gramos de té suelto (aproximadamente una cucharadita) por cada 250 ml de agua caliente (el tamaño de una típica taza de té).

Si lo que quieres es preparar varias tazas de té en una tetera grande, simplemente aumenta la proporción tanto de hojas como el agua.

Recuerda que el té de hojas sueltas se puede infusionar varias veces sin problema, por lo que con sólo una cucharadita de té puedes preparar varias infusiones durante todo el día.

Bolsita de té comercial:

Una bolsita de té o saquito de té es una bolsa pequeña sellada de papel poroso, seda o nylon que contienen hojas de té (básicamente el polvo y los restos que quedan al procesar las hojas), en la cantidad necesaria para usar 1 vez y tirar después.

Es probable que tu única experiencia con el té haya sido mediante estas bolsitas de té comercial, que tienen un trozo de cordel con una etiqueta de papel indicando su variedad en el extremo para facilitar su retirada. 

Esto es porque originalmente fueron diseñadas para producir en masa un té barato, fuerte y preparado que pueda resistir la leche y los edulcorantes.

La principal ventaja es que una bolsita mantiene el té dentro mientras se hace la infusión, por lo que resulta más fácil retirar las hojas, realizando así la misma función que un infusor de té.

Bolsita de té artesanal:

En la actualidad se pueden encontrar nuevas bolsas de té, principalmente las llamadas pirámides de té y también unas bolsitas con forma redonda.

Las pirámides de té han sido diseñadas para llevar la experiencia de las hojas sueltas de té a la comodidad de una bolsita de té.

A diferencia de las bolsas de té comerciales, las pirámides son bolsas altas y espaciosas que caben en una sola taza de té y le dan a las hojas el espacio necesario para moverse e interactuar con el agua caliente para extraer todo el sabor.

Generalmente se usan formas diferentes para diferenciarse de las bolsitas de té comerciales, pero tienes que comprobar que realmente sea así.

Debido a que el té en su interior es de hoja entera, los puedes infusionar varias veces, obteniendo varias tazas de té de una sola bolsa de té piramidal.

vista cenital de una taza con I love chai escrito con canela

Cómo Hacer que Te Guste el Té

Si eres de los que no les gusta el té o no les gustan las infusiones, lo más probable es que simplemente aún no hayas encontrado el sabor adecuado para tí.

Piensa que trás el agua, el té es la segunda bebida más conseguida en el mundo y sus beneficios para la salud están más que comprobados.

Para conseguir que te guste el té, debes prestar atención a muchos factores. Como has visto, existen multitud de combinaciones posibles con sus diferentes notas de sabor y también es clave la calidad de cada uno de los ingredientes.

Las instrucciones básicas para preparar una rica taza de té las encontrarás en el siguiente apartado.

Pero ahora quiero hablarte sobre 4 tipos de té para principiantes que pueden ser los ideales para iniciarte en el mundo del té.

Té verde (con limón)

El té verde es la variedad que te sugiero para empezar.

Si el té verde normal es demasiado para tí, agregar limón puede ayudar.

La opción más sencilla es agregar jugo de limón fresco a la taza de té. Otra opción es comprar té verde mezclado con melisa, o cualquier variedad de limón.

Cualquiera de las opciones te proporcionará los beneficios para la salud del té verde, junto con es sabor refrescante del limón.

Otra ventaja es que el jugo de limón aumenta nuestra absorción de los nutrientes que promueven los beneficios que se encuentran en el té verde.

Otra opción ideal para empezar a tomar té es optar por el té matcha. El té matcha es té verde en polvo, por lo que se puede mezclar directamente en la taza. Si te gusta la leche, un delicioso matcha latte puede ser la bebida que te introduzca en el increíble mundo del té.

Té de menta

El té de menta natural no es tan potente como el sabor que encuentras en la pasta de dientes o el enjuague bucal. 

Sin embargo, el té de menta tiene el característico sabor crujiente, refrescante y estimulante.

Puede ser tan sencillo de hacer cómo usar menta (o hierbabuena) de tu jardín. Para ello, mezcla en una taza de té unas ramitas (lavadas) de menta con agua caliente y dejándolas en remojo durante unos minutos.

Puedes descubrir aquí 6 formas diferentes para hacer té de menta.

El té de menta no contiene cafeína y se usa en la medicina tradicional para ayudar a reducir los problemas de estómago.

Té de hibisco

Puede que conozcas las plantas de hibisco por sus espectaculares flores, pero también se usan para hacer un gran té.

El té de hibisco, que está hecho de los sépalos de la planta de hibisco, tiene un sabor dulce y ligeramente amargo. 

Es libre de cafeína y puedes prepararlo tanto caliente o como helado (la popular agua de Jamaica).

Manzanilla

El té de manzanilla se ha utilizado durante mucho tiempo por sus efectos calmantes y estimulantes del sueño.

Por sí sola, la manzanilla tiene un sabor floral y ligeramente agridulce. Puedes agregar un poco de miel que ayudará a relajarte aún más. 

La manzanilla es una gran variedad de té para principiantes y normalmente la encuentras junto a otros ingredientes como lavanda, canela o melisa.

Puedes empezar por tomar una taza de manzanilla aproximadamente una o dos horas después de la cena como comienzo del ritual para dormir.

Cómo Preparar Té

La diferencia entre un té que te guste y un té que no te guste puede estar tanto en los ingredientes que uses como en su preparación.

Lo que vas a ver a continuación son las reglas generales para preparar una taza de té como debe ser.

Cada variedad de té, de hierbas y raíces tiene una temperatura y un tiempo de infusión ideal. Deberás ver las instrucciones específicas para cada uno de ellos.

Sin embargo, existen 3 factores a tener en cuenta a la hora de preparar té ya sea principiante o experto.

  1. Tipo de té.
  2. Temperatura.
  3. Tiempo de infusión.

Siguiendo estas reglas, estarás preparado para empezar experimentar. Recuerda que una regla adicional es que puedes inventar tus propias reglas.

El agua

El agua del grifo contiene aditivos que pueden arruinar el sabor, mientras que el agua destilada puede hacerlo demasiado plano.

La mejor opción es cambiar el agua corriente por agua de manantial embotellada. 

Recuerda que no todas las aguas embotelladas son iguales. Prueba diferentes tipos de agua embotellada para ver cuál da mejor resultado.

Hervir el agua


Después de ingredientes de calidad, el paso más importante para conseguir una buena taza de té es obtener la temperatura correcta del agua. 

No todos los tés deben elaborarse a la misma temperatura y este paso puede tener su truco al principio.

Según que método uses para hervir el agua, será más complicado o más sencillo.

Hervidor eléctrico: La manera más rápida y sencilla de preparar agua para el té es con un hervidor eléctrico. Algunos modelos te dejan elegir la temperatura lo que garantiza el agua en su punto perfecto.

Tetera: La tetera clásica que se coloca encima del fuego para hervir y, por lo general, tiene un silbato que alerta cuando el agua hierve. Para variedades de té más delicado, deja reposar el agua unos minutos una vez haya hervido para alcanzar una temperatura más suave y adecuada.

Una olla o sartén: ¿No tienes un hervidor o una tetera? cualquier olla o sartén es perfectamente útil. Sigue los mismo pasos que con el método anterior.

Microondas: Aunque sea una forma muy rápida de calentar agua, deja mucho que desear. Primero, un microondas no calienta el agua de manera uniforme. Aunque aparezcan burbujas después de un minuto más o menos, no significa que el agua haya hervido completamente. Y como no hay forma de medir el punto de ebullición en un microondas, también es fácil sobrecalentar el agua.

Temperatura ideal para cada tipo de té

  • Té blanco: 65-80 C
  • Té Verde: 75–80 C
  • Té Oolong: 80–90 C
  • Pu-Erh: 100 C
  • Té negro: 100 C
  • Tisanas Herbales: 100 C

Tiempo de infusión

  • Té blanco: 1-2 minutos
  • Té verde: 1-2 minutos
  • Té Oolong: 2-3 minutos
  • Pu-Erh: 2-3 minutos
  • Té negro: 3-5 minutos
  • Tisanas Herbales: 5 minutos o más

El té helado te puede dejar enamorado

Si aún así no consigues que te guste el té o las infusiones, tienes un par de trucos más a tu disposición. Uno de ellos es convertir el té caliente en té helado. 

La forma más sencilla es verter aproximadamente 1-1.5 litros de agua tibia sobre 1-2 cucharadas de hojas de té y dejarlo reposar durante toda la noche en la nevera. 

Puede sorprenderte al día siguiente con un perfil de sabor completamente nuevo y sin amargura.

Edulcorantes

El truco final para conseguir que te guste el té es añadir edulcorante.

Lo ideal es no añadir nada pero a veces es necesario. La clave aquí es elegir un edulcorante natural y la cantidad mínima posible.

Todos los beneficios que tienen los tés para tu salud quedarán eclipsados si añades una gran cantidad de azúcar. En su lugar, elige miel, stevia natural o sirope de arce o agave.

Empieza añadiendo poco a poco hasta que tenga el punto adecuado.

Cómo Hacer Té Helado de 3 Formas Diferentes

Cuántos días de calor habrías deseado tener un delicioso, nutritivo y refrescante té helado que te alegre el día.

La solución no está en los refrescos procesados, cuando puedes preparar un té frío sin esfuerzo y de varias formas diferentes.

¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

Evita los Errores al Preparar Té Helado

Usa agua de calidad

Tu primer impulso será llenar una olla con agua del grifo y comenzar a preparar el té. 

Antes de hacerlo, te voy a contar por qué es una mala idea hacer esto. 

El problema es que agua del grifo alterará el sabor del té frío. Esto es debido a que el sistema de agua está tratado con productos químicos como el cloro.

Usa la cantidad adecuada

Lo cierto es que al consumir el té en frío, la intensidad de su sabor no será igual que la del té caliente. 

Pero no caigas en el error de infusionar durante más tiempo del necesario. Si deseas un sabor más fuerte, añade más cantidad de té a la mezcla. 

Sobrepasar el punto de infusionado libera taninos que enrarece el sabor.

Té en bolsa o con hojas sueltas

Puede optar por usar bolsitas de té o té de hojas sueltas y un colador.

El té de hojas sueltas tiende a ofrecer un mejor sabor en comparación con las bolsitas de té. 

Sin embargo, también es cierto que las bolsitas de té son convenientes. Sólo tienes que introducirlos en el agua y luego descartarlos.

Al ser una bebida fría, las notas de sabor del té no es tan perceptible, por lo que depende de tí cual usar.

Usa edulcorantes naturales

La gran variedad de frutas, hierbas aromáticas y variedades de té que puedes usar hacen innecesario recurrir a edulcorantes artificiales.

Si quieres una bebida saludable además de deliciosa apuesta por lo natural.

Hojas de menta, hierbabuena, frutas cítricas… infinidad de sabores donde elegir.

Cómo Hacer Té Helado

El té helado abre un mundo de sabor ante tus ojos.

Desde infusiones de frutas hasta potentes infusiones herbales, preparar té helado es una excelente manera de refrescarse y disfrutar de la amplias posibilidades que ofrece esta fría bebida. 

Sólo necesitas ajustar un poco para obtener el sabor perfecto.

1. Té Helado Americano Tradicional

El té helado ( iced tea en inglés) es una bebida popular en verano que se puede preparar con cientos de sabores diferentes.

El tipo más común de té helado se conoce como té helado americano.

El fuerte sabor del té negro es el tipo de té preferido, puedes usar la variedad de té que más te guste (el verde es una gran opción). 

O incluso puedes otras variedades florales, siempre respetando su tiempo de infusión.

Se suelen usar bolsas de té negro Lipton o bien hojas sueltas y se le añade edulcorante para satisfacer a los paladares más dulces.

Ingredientes

  • 3-4 bolsitas de té negro por cada litro de agua ( 10-16 en total)
  • Opcional: Hojas sueltas de té en lugar de las bolsitas, unos 6-8 gr por cada litro de agua
  • 1 litro de agua hirviendo
  • 3 litros de agua fresca
  • Rodajas de limón y hojas de menta fresca (u otras frutas)
  • Edulcorante

Instrucciones 

1. Lleva el agua a la temperatura necesaria para la variedad de té que hayas elegido.

2. Infusiona durante el tiempo recomendado.

3. Retira las hojas y endulza a tu gusto (opcional) mientras el agua está caliente para diluirlas correctamente.

5. Deja enfriar a temperatura ambiente.

6. Añade el limón, la menta o frutas en función del maridaje del té elegido.

7. Refrigera en la nevera durante 5 o 6 horas.

8. Sirve en vaso alto con hielo y la decoración apropiada.

2. Té Helado Frío

Este método de preparación en frío implica infusionar té con agua fría en lugar de agua caliente. 

Dado que en el agua fría el té no desarrolla sabores tan rápido como en agua caliente, el té se debe dejar reposar en el agua durante varias horas.

Para preparar té frío, es posible que necesite usar una gran cantidad de té para desarrollar los mismos sabores que cuando prepara con agua caliente o hirviendo.

Si deseas usar un edulcorante, emplea bien azúcar líquido o simple syrup. 

Los edulcorantes sólidos como la miel y el azúcar moreno no se disuelven bien en agua fría, por lo que deben evitarse.

Ingredientes

  • Como regla general, 2 gr de té por cada taza de agua (250 ml).
  • 1-2 litros de agua
  • Edulcorante líquido
  • Una jarra grande

Instrucciones 

1. Llena una jarra grande de vidrio con agua fresca o filtrada y agrega las hojas de té sueltas.

2. Cubre la jarra y déjalo reposar el té durante la noche (al menos de 8 a 10 horas).

3. Prueba de sabor para asegurarte de que sea el adecuado para tí. Si el té sabe demasiado débil, déjalo reposar más tiempo.

4. Usa un colador para quitar las hojas de té.

5. Refrigera en la nevera para luego o sirva inmediatamente en vasos de vidrio grandes llenos de cubitos de hielo.

3. Té al Sol

El método de preparar té al sol o «Sun Brew» se ha puesto también muy de moda. 

Consiste en introducir las hojas de té en el agua y se exponerlo a la luz directa del sol durante varias horas mientras infunden su sabor y aroma.

Se han recibido críticas contra este método, argumentando que preparar el té al sol es peligroso porque las temperaturas tibias pueden alentar el crecimiento de bacterias. 

Sin embargo, este método de preparación del té puede ser seguro cuando si tomas las precauciones adecuadas. 

Primero, usa siempre una jarra o una jarra no reactiva al preparar el té al sol. 

Segundo, cubre la jarra para evitar que las bacterias y otros contaminantes entren en el recipiente durante el proceso de remojo. 

Tercero, hazlo siempre en pequeños lotes y consume todo el té que hayas preparado en ese mismo día.

Ingredientes

  • Unos 2 gr de té negro o té oolong por cada taza de agua (250 ml).
  • 1-2 litros de agua
  • Una jarra con tapa

Instrucciones 

1. Llena la jarra de vidrio con agua a temperatura ambiente y las hojas de té suelto.

2. Coloca el recipiente bajo la luz solar directa durante 4 a 6 horas y cúbrelo con una tapa. Mueve la jarra si es necesario para que siempre continúe al sol.

3. Prueba de sabor para asegurarte de que sea el adecuado para tí. Si el té sabe demasiado débil, déjalo reposar más tiempo.

4. Una vez tenga el sabor adecuado, sirve en vasos altos con cubitos de hielo.

Té o Café ¿Cuál Es Más Saludable para Tí?

Surtido de té y café como fondo

Café vs té ¿Cuál es mejor?

Seguro que te has preguntado más de una vez cual de estas dos bebidas es más saludable.

Vamos a intentar resolver tus dudas en este artículo, estudiando su nivel de cafeína, sus beneficios para tu salud, y como se consumen el café y el té en eventos sociales.

¿Estás listo para salir de dudas?

Empezamos.

Surtido de té y café como fondo

Cafeína

Qué tiene más cafeína ¿el té o el café?

La respuesta es que una taza de café contiene básicamente el doble de cafeína que el té negro (la variedad de té que más cafeína contiene). 

Debes tener en cuenta que la cantidad de cafeína considerada segura para el consumo humano es de 400 mg por día.

¿Cuánta cafeína hay realmente tanto en los diferentes tipos de té como en el café?

Veamos una tabla con datos aproximados de cafeína que contiene cada una.

BEBIDA

CAFEÍNA POR TAZA DE 250ML

10–30 mg

Té Verde

35–45 mg

Té Oolong

35-55 mg

Té negro

40-70 mg

café

90–180 mg

Viendo esta tabla hay que tener varias cosas en cuenta.

Primero, que la cantidad de cafeína en cada taza varía según su calidad, concentración, variedad y en el caso del té, también del tiempo de infusión empleado.

Por ejemplo, un espresso que se sirve en 30–50 ml, contiene unos 65 mg de cafeína por taza.

En el caso del té, si lo dejas infusionar durante 2 minutos consumirás la mínima cantidad de cafeína, mientras que si lo dejas infusionar durante 5 o más obtendrás la máxima concentración posible.

No sólo hay diferencia en la concentración de cafeína entre el té y el café, también debemos tener en cuenta cómo nos afecta cada una.

Y es que los taninos que alberga la Camellia sinensis (la planta del té) hace que tu cuerpo absorba la cafeína de manera más lenta.

Esto provoca que la energía que te aporta sea más suave y prolongada, mientras que con el café la estimulación es inmediata y menos duradera.

Como ejemplo, el mate, hecho a partir de la planta yerba mate y que es una de las bebidas más famosas de sudamérica, contiene 85 mg de cafeína por cada 250 ml.

Pero la pregunta es, 

una mujer borrosa enseñando una taza en el bosque

¿Es Realmente Mala la Cafeína para Tu Salud?

En realidad, la cafeína tiene propiedades muy positivas para tu salud, siempre que la tomes con moderación.

Debido a sus efectos estimulantes, la cafeína se relaciona con beneficios para la salud como:

  • Mayor estado de alerta (1). 
  • Mayor rendimiento deportivo (2).
  • Aumenta tu capacidad mental y tu aguante (3).
  • Metabolismo acelerado (4).

Por otro lado, la cafeína en largas dosis (más de 500 mg), se relaciona con:

  • Nerviosismo.
  • Ansiedad (5). 
  • Dificultad para dormir.

Además, algunos estudios sugieren que beber café regularmente, incluso en cantidades moderadas, puede causar dolores de cabeza crónicos (6), ansiedad (7) y migrañas (8). 

Si tienes problemas de sueño, puedes probar a sustituir la cafeína por infusiones que te ayudan a dormir.

La clave para maximizar los beneficios es tomar café sólo cuando necesites más energía y mejorar tus capacidades, ya que te acabas volviendo tolerante a los efectos de la cafeína con el tiempo si la consumes diariamente (9).

Sabías Que...

Las hojas de té contienen un 3,5% de cafeína, mientras que los granos de café tienen un 1,1–2,2%.


Lo que sucede es, que en el proceso de producción del café se usa agua más caliente, lo que extrae más cafeína de los granos.


Además, se usa más cantidad de granos en cada café que de hojas en cada té.

La Cafeína y la Pérdida de Peso

Las bebidas como el café y el té tienen muy pocas calorías y pueden ayudarte a perder peso.

La cafeína estimula el sistema nervioso, que envía señales directas a las células grasas, pidiéndoles que descompongan la grasa (10).

En particular, unos de los beneficios del té verde es su alto contenido de galato de epigalocatequina (EGCG), es que te ayuda a reducir sobre el peso corporal y la grasa (11). 

Pero para que esto suceda, tienes que beberlo sólo sin leche o azúcar.

Hemos visto que la cafeína aumenta la tasa metabólica.

Y cuanto mayor sea tu tasa metabólica, más fácil te resultará perder peso.

La parte negativa es que este efecto se manifiesta menos con las personas obesas.

El Té o Café para Tus Dientes

Una persona que beba café a menudo es fácilmente reconocible por el tono amarillento de sus dientes. 

El té por su parte, gracias a su contenido en flúor, los protege.

vista aérea de tazas de té y café

Antioxidantes

Tanto el té como el café están cargados de antioxidantes (principalmente polifenoles), que contribuyen a tener ese sabor tan característico pero que además aportan grandes beneficios para la salud.

El té, además de los polifenoles, contiene otros antioxidantes como los taninos y catequinas.

Todos estos antioxidantes te ayudan a protegerte de enfermedades.

Energía con el Café

La cafeína aumenta el estado de alerta y reduce la fatiga al aumentar los niveles de dopamina y bloquea la adenosina (12)

La dopamina aumenta tu ritmo cardíaco y afecta al sistema de recompensas de tu cerebro, que se suma a las propiedades adictivas del café.

Por otro lado, la cafeína bloquea el efecto de sueño que tiene la adenosina, reduciendo la sensación de cansancio.

Por eso es preferible tomar una taza de café cuando necesitas un impulso de energía de forma rápida, ya que el efecto en tus niveles de energía ocurre casi de inmediato.

Sabías Que...

Existe una técnica llamada siesta de cafeína (caffeine nap).


Como necesitas unos 20 minutos hasta que la cafeína empiece a tener efecto en tu cuerpo, la técnica consiste en tomar una pequeña siesta justo después de tomar café, para que los efectos se activen justo al despertar.


No solo te sentirás revitalizado por la siesta, sino que también tendrás el beneficio adicional de la cafeína.

Energía con el Té

Aunque el té tiene menos cafeína que el café, es rico en L-teanina, un poderoso antioxidante que estimula tu cerebro.

A diferencia de la cafeína, la L-teanina puede aumentar las ondas alfa del cerebro provocando un efecto antiestrés, que calma y te relaja (13).

La clave aquí es que la L-teanina contrarresta el efecto excitante de la cafeína y te proporciona un estado mental relajado pero alerta sin sentir sueño.

Estudios han encontrado que consumir L-teanina junto con cafeína (el té contiene ambas cosas), puede ayudarte a mantener un estado de alerta, concentración, atención y agudeza (14).

Esta combinación es la razón por la cual el té te da un impulso de energía más suave y duradero que el café.

Té o Café en Eventos Sociales

Tanto el té como el café cumplen importantes funciones sociales.

Durante milenios, amigos y familiares han usado estas dos bebidas como una razón para reunirse y discutir cualquier cosa, desde medidas diplomáticas hasta los últimos chismes. 

El té en particular tiene una gran tradición en muchos países y culturas, como la ceremonia del té en japón o china, o el té de la tarde inglés.

Hoy en día, estas bebidas siguen siendo fundamental en las reuniones, aunque ahora tienden a dividirse por su función.

Por ejemplo, el té se considera una bebida de relajación, razón por la cual los amigos a menudo lo usan como una forma de relajarse después de un largo día. 

Por su parte el café se asocia al trabajo.

Es habitual ver a gente con un café de camino al trabajo, en los descansos y también al terminar de trabajar. Siendo además en España, junto a la cerveza, la bebida ideal para tomar con tus amigos.

Sabías Que...

En Japón, el té es más que una simple bebida caliente.


Es un ritual con un significado muy importante dentro de la cultura japonesa. 


La ceremonia del té representa pureza, tranquilidad, respeto y armonía. Se necesita mucha preparación para este importante evento.

¿Qué Es Mejor el Té o el Café?

La respuesta es los dos, y es que puedes combinar las dos bebidas sin problemas.

Es recomendable beber té a diario de forma más habitual y reservar el café para cuando necesites la energía.

Tanto en té como el café aportan grandes beneficios para tu salud y debes aprovecharlo.

En definitiva, si quieres perder peso, el té negro (o el té verde) es una mejor opción que el café.

Si lo que necesitas es un empujón de energía, el mayor contenido de cafeína del café es el claro ganador.

Recuerda que ambas bebidas pueden beberse tanto caliente como con hielo. 

Prueba distintos sabores de té hasta que encuentres tu combinación favorita.

Todo Sobre los Tipos de Té y para qué Sirve Cada Uno

Conocer la diferencia entre los tipos de té que existe es vital para elegir el adecuado.

No sólo por sus beneficios para tu salud, también por su sabor.

Es una bebida que puede hacerte más feliz.

Además, hay tipos de tés más adecuados para tomar por la mañana y otros que son más adecuados para tomar por la tarde.

Por lo que cuando alguien te diga: «es que a mí no me gusta el té», probablemente te esté diciendo que aún no ha encontrado una variedad de té que le guste.

Aunque hay miles de sabores y mezclas diferentes de té, se pueden dividir en 3 grandes categorías: tés verdaderos, tisanas de hierbas y tés aromatizados. Vamos a ver cada uno a continuación.

Después de leer esto, estará en tu mano ayudarlo a encontrar su nueva bebida favorita.

Tés Verdaderos

Tazas con diferentes tipos de té

Todas las variedades de té (verdadero) provienen de las hojas de la planta llamada Camellia sinensis.

Pero aunque estos tés provienen de las hojas de la misma planta, se diferencian mucho en sabor, aroma y apariencia.

Por ejemplo, el té blanco es delicado, dulce y sutil, mientras que el té negro es picante, ahumado y con notas maltosas.

¿Cómo es esto posible?

La respuesta está en su proceso de producción.

Aunque el procesamiento del té consta de varios pasos, la parte más crucial es su proceso de oxidación. Es la parte que define las variedades de té y su categoría.

¿Qué es la oxidación?

La oxidación ocurre cuando las enzimas de la hoja de té interactúan con el oxígeno, después de que las paredes celulares se hayan roto. Esto puede suceder más rápido cortando, rodando o aplastando la hoja, o de forma más lenta mediante la descomposición natural de la hoja.

Estas son las variedades de té que se consumen hoy en día.

Té Blanco

una taza caliente de té blanco sobre una tabla de madera

El té blanco es el menos procesado de todos los tés. Aunque tendrá algo de oxidación ya que las hojas se dejan expuestas al sol durante unos días. 

Se trata de una oxidación mínima ya que no se fomenta intencionadamente, por lo que su sabor es más suave que los del té verde o té negro.

Solo las hojas más jóvenes de la planta del té se usan para hacer té blanco. Las hojas se arrancan a mano y se dejan secar durante unos días al aire libre bajo la luz solar natural.  

Por lo general, los productores cosechan solo las dos primeras hojas de cada brote de té.

Debido a que el té blanco es mínimamente procesado y se se usan los delicados brotes jóvenes de la planta, el té blanco es la variedad de té más difícil de almacenar y transportar sin estropearse. 

Tipos de Té Blanco

El té blanco es típico de China, más concretamente de la provincia de Fujian.

Las variedades más comunes son:

  • Bai Hao Yin Zhen (Silver Needle o Aguja de Plata): Se fabrica usando sólo cogollos grandes, cubiertos de pelos blancos y suaves que le dan al té un color plateado, del cual viene su nombre.
  • Bai Mudan (White Peony): Es una variedad más nueva de té blanco que se cultiva en otros países del mundo además de China. Por lo general, incluye tanto brotes como hojas de té jóvenes sin abrir o apenas abiertas.

Su Aroma y Sabor

Los tés blancos producen un color verde o amarillo muy pálido. Son los más delicados en sabor y aroma, con notas naturalmente dulces y redondeadas.

El té blanco tiene matices florales y afrutados con una dulzura natural. Si lo prefieres, puedes jugar con su sabor agregando una rodaja de limón o miel.

El té blanco es uno de los tipos de tés verdaderos más suaves si hablamos de sabor.

Té Verde

una taza y una tetera de té verde japonés sobre un fondo gris

Nadie duda de los beneficios que tiene el té verde para tu salud.

Al igual que el té blanco, el té verde no pasa por un proceso de oxidación. Sin embargo, si que pasa por un proceso de producción algo más largo.

El té verde se arranca, se marchita y se enrolla. No se oxida porque se aplica calor durante el proceso de enrollamiento.

El sabor final del té verde depende no solo del método de procesamiento que se ha utilizado, sino también de las prácticas de cultivo que usan los productores de té. Depende además del terreno o el ambiente en el que se cultiva.

Es principalmente cultivado en China y Japón, pero ya se pueden encontrar plantaciones en todo el mundo, incluso en España.

Según su país de origen se procesa de forma diferente como podrás ver a continuación.

Tipos de Té Verde

Té verde Chino: freído en sartén

El estilo de producción del té verde Chino se caracteriza por su cocción en sartén. Las hojas de té se calientan en una canasta, sartén o tambor giratorio mecanizado para detener el proceso de oxidación.

El sabor puede variar enormemente dependiendo del número y tipo de cocciones.

Variedades populares de té verde Chino:

  • Dragonwell o Pozo del Dragón: Un clásico. De aspecto liso, plano, en forma de espada y un sabor tostado a fuego lento que ninguna otra región productora de té verde ha podido duplicar.
  • Gunpowder: esta variedad de té toma su nombre de la forma de bolita de la hoja procesada, que se asemeja a las de la pólvora.

Té verde Japonés: al vapor

El té verde Japonés se cocina al vapor, donde las hojas de té se tratan brevemente con calor de vapor a las pocas horas de puntear para detener el proceso de oxidación.

Así se resalta el rico color verde tanto de las hojas de té como del resultado en la taza.

Variedades populares de té verde Japonés:

  • Sencha: Sencha representa más del 80 por ciento del té producido en Japón y es el té más popular que se bebe en hogares y restaurantes en todo el país. Está hecho de hojas de té que se cuecen al vapor y luego se enrollan en largos y delgados hilos.
  • Genmaicha: Esta variedad es una mezcla de sencha con arroz tostado y reventado. Su sabroso sabor tostado lo convierte un té muy popular para servir con alimentos.
  • Matcha: Tiene la peculiaridad de ser cultivado en la sombra. Las hojas de té Matcha se muelen en polvo en lugar de formar y enrollar. El té Matcha es la pieza fundamental en las ceremonias de té japonesas y se ha convertido en un ingrediente muy popular para cocinar en todo el mundo.

Su Aroma y Sabor

El té verde suele producir un color verde, amarillo o marrón claro. 

Su perfil de sabor puede variar desde hierba y tostado (cocido) hasta vegetal, dulce y algas (al vapor).

Por lo general, un té verde chino a fuego lento adquiere un color verde amarillento o verde oscuro y cuenta un sabor herboso, terroso y tostado.

Por su parte, el té verde Japonés, debido a su proceso de cocción al vapor crea un perfil de sabor único que puede describirse como dulce, vegetal o similar al de las algas.

Té Oolong

Copa de té oolong chino con una tetera tradicional sobre un fondo blanco

El té oolong es uno de los tés con el proceso más largo para crear. Utiliza los cinco pasos básicos, con un proceso de laminación y oxidación repetida.

Llamado «té wulong» es China, el té oolong o azul es difícil de categorizar porque es muy amplio. Se describe de forma más simple como a medio camino entre el verde y el negro, cosa que depende de la dirección que el maestro del té tome en el proceso de producción.

La apariencia, la forma y el sabor de un té oolong varía enormemente dependiendo de la región donde se cultiva y cómo se procesa.

Su Aroma y Sabor

El sabor del té Oolong puede variar de ligero a con un cuerpo medio, de floral con un acabado suave a hierba y dulce a tostado.

El color de las hojas y el tono del té preparado también pueden variar de verde a dorado y marrón.

Los tés oolong menos oxidados se conocen como pouchongs. Estos tipos de té oolong presentan notas más florales y cuentan con un sabor similar a los tés verdes.

Por otra parte, uno de los tés oolong más oxidados proviene de China y se conoce como Da Hong Pao. Este tipo de té tiene un sabor fuerte pero suave con notas maltosas.

Té Negro

Una taza de té negro sobre una mesa de madera

En occidente, cuando la gente habla de té generalmente se refieren al té negro.

Y es tan conocido como lo es de bueno para tu salud.

Si hablas de té dulce, té helado, mezclas tan populares como el English Breakfast, el té Chai ... todas estas variedades de té tan conocidas cuentan con una base de té negro.

El té negro se produce habitualmente tanto en China como en la India y las variedades se suelen nombrar según la región en la que se cultivan.

Es sometido a un proceso de marchitamiento, laminación, oxidación y secado que da como resultado un tono marrón oscuro o ámbar rojizo en su forma líquida.

Tipos de Té Negro

  • Assam: Proviene de la región India de Assam, que es la región de cultivo de té más grande del mundo. Uno de los tés más consumidos y que se suele acompañar de leche y azúcar.
  • Darjeeling: También cultivado en la India, es el té que habitualmente se utiliza como mezcla en el té chai.
  • Ceylon: La mayor parte de la exportación de té en Sri Lanka es té negro, y su economía depende en gran parte de ello.

Su Aroma y Sabor

En general, el té negro es más fuerte, más audaz y más rico que el té verde.

Estamos acostumbrados al sabor fuerte del té negro pues se suele mezclar con azúcar o gran cantidad de hielo.

Pero a medida que aprendas más sobre el mundo del té, conocer su variedad, su frescura y su sabor se convierte en un factor importante a la hora de elegir qué té negro tomar.

El té Assam ofrece un sabor maltoso que rezuma a aromas terrosos.

Los tés negros de Darjeeling son más delicados, dando como resultado un color tostado y verde más claro con sabores florales y frutales.

Por su parte, las hojas de té de Ceilán son fáciles de reconocer por su aspecto largo y fibroso. Teniendo su sabor notas de chocolate, especias y cítricos.

Té Rojo (Pu erh)

ceremonia del té rojo chino

Con el té pu erh, también famoso en Asia por sus beneficios para tu salud, hablamos de un arte completamente diferente.

Primero se somete a un proceso similar al té verde, pero antes de que la hoja se seque, se decide si se envejece como té de hojas sueltas o si se prensa en tortas densas con formas decorativas.

El pu erh es un tipo de té fermentado (aunque no es una fermentación que produce alcohol).

Pero como pasa con el buen vino, el proceso de envejecimiento puede durar desde unos pocos meses hasta muchos años.

Podemos encontrar variedades de té pu erh con 10 o 15 años hasta otras con casi 50.

Tipos de Té Pu Erh

Es un tipo de té que se suele encontrar mezclado, pero los té pu erh puros van a estar divididos según su tiempo de envejecimiento.

Los más comunes son:

  • Té pu erh joven: Con una intensidad más ligera y menos terrosa que la variedad pu-erh más envejecidas.
  • Té pu erh imperial: resultando en un suave y rico té con notas terrosas.

Té Rooibos

una cuchara de medir té rooibos en un fondo gris plateado

El té rooibos es un poco especial. Se trata de una hierba nativa de Sudáfrica que no es realmente siquiera un «té».

Es una planta que cuando se cosecha y se seca, se usa para preparar una infusión de hierbas, pero que ha sido acogida por la industria como «té de arbusto rojo».

Al no provenir de la planta Camellia sinensis no tiene cafeína por lo que es el té más adecuado para que tomen los niños.

Su Aroma y Sabor

El té rooibos cuenta con un sabor refrescante pero con notas de nuez con mucho cuerpo.

Ahumado, dulce, amaderado, herbáceo, vainilla, floral, miel y caramelo son solo algunas de las palabras que pueden describir el espectro de sabores que puede tomar un té rooibos.

Rooibos ofrece una experiencia para beber té que es visualmente agradable y deliciosa.

Tés Aromáticos

vista cenital de una taza con I love chai escrito con canela

Los tés aromatizados merecen su categoría especial, pues incluyen cualquier tipo de té verdadero (blanco, verde, oolong, pu erh o negro) que haya sido aromatizado con frutas, flores, especias, aceites o extractos ya sean sabores naturales o artificiales.

Estás son las variedades de té aromático más conocidas.

  • Té Verde Genmaicha: Esta variedad es una mezcla de sencha con arroz tostado y reventado. Su sabroso sabor tostado lo convierte un té muy popular para servir con alimentos.
  • Té Negro Earl Grey: Earl Grey se define comúnmente como un té negro aromatizado con aroma de bergamota.
  • Té Chai: Las recetas de chai varían según los continentes, culturas, pueblos y familias. Pero los ingredientes tradicionales generalmente incluye té negro mezclado con especias fuertes, como canela, cardamomo, clavo, jengibre y granos de pimienta negra.Tisana de Hierbas

Tisana de Hierbas

una taza de té de manzanilla

En esta categoría dejamos las infusiones de hierbas que no contienen ningún tipo de té verdadero.

Y van desde infusiones adelgazantes, relajantes, detox, afrodisíacas o digestivas entre otras muchas.

Entre sus muchos beneficios nos ayuda a dormir mejor.

Algunos ejemplos son el té de jengibre y limón, yerba mate, manzanilla, té de canela, té de menta y muchos más con todas las mezclas que puedes hacer.

Las tisanas herbales se pueden consumir también como tés helados y se pueden mejorar agregando frutas y hierbas a cada taza.

Descubre un Mundo de Sabores

Si todos los beneficios que tiene beber té no son suficientes para ti, la cantidad de sabores y aromas que regala a tus sentidos te abre la puerta a un mundo nuevo.

No te pierdas nuestra guía de té para principiantes donde podrás aprender mucho más.

Cada momento del día tiene un té que lo acompaña, y ya sea con tés verdaderos como por mezclas herbales, las posibilidades son infinitas.

Atrévete a probar un té nuevo cada semana hasta descubrir la combinación que te alegre el día.