Cómo Hacer Té de Menta de 6 Formas Diferentes

taza de té de menta

Hoy vamos a explicarte cómo hacer té de menta de varias formas diferentes, una para cada ocasión.

Desde el té de menta fresca más simple, té frío con hierbabuena y limón, añadir algunos superalimentos como el jengibre o quizás darle un toque frutal añadiendo trozos de tus frutas favoritas.

O quizás te interesa seguir la receta de té moruno, una delicia de té marroquí que combina el frescor de la menta con todos los beneficios del té verde.

Y es que el té de menta es una infusión muy versátil con grandes beneficios para tu salud.

Te puede ayudar contra el dolor de estómago, es un antioxidante natural, tiene un alto contenido en flúor y también es muy útil si lo que quieres es perder peso.

Sorprende a tu familia y amigos con una bebida tan original como saludable.

Cómo se Hace una Infusión

Estos son los 3 simples pasos que necesitas seguir para infusionar cualquier hierba de la familia de la menta, ya sea hierbabuena o menta poleo.

Puedes preparar el té de menta usando bolsitas de té, hojas sueltas secas e incluso hojas frescas de menta o hierbabuena de tu propio jardín.

PASO 1: Preparar las hojas

Según el tipo de hojas de menta que tengas, las debes preparar de forma diferente:

  • Si usas menta fresca, asegúrate de moler un poco las hojas frescas para liberar su sabor. 
  • En el caso de usar hojas secas, usa un infusor para contener las hojas. 
  • Si por el contrario usas bolsitas de té, sigue las instrucciones de la bolsa.

PASO 2: Calentar el agua

El sabor de la menta se desarrolla mejor si se prepara con agua caliente y no hirviendo. La temperatura ideal son unos 90°C.

Para conseguir una temperatura adecuada de forma fácil, hierve el agua y espera un par de minutos antes de verterla en la tetera.

PASO 3: Infusionar

El té de menta se debe infusionar al menos de 5 a 10 minutos, dependiendo del tipo de hojas y de si son frescas o secas. 

Cuanto más tiempo infusiones las hojas, más se desarrollará su sabor.

Cubre la tetera para que no se pierda el calor ni las propiedades beneficiosas durante la infusión.

Prueba el sabor de tu infusión a los 5 minutos. Si no te convence, repite la prueba cada minuto hasta encontrar tu punto preferido.

PASO 4: (Opcional) Añadir un edulcorante

El azúcar no es buena para tu salud y puede tener efectos desastrosos en tus dientes y provocar un aumento en tu grasa corporal.

Los edulcorantes naturales por su parte pueden mejorar el sabor de la infusión de manera espectacular sin grandes efectos negativos.

Por tanto, salvo en casos particulares como en el té moruno, es recomendable optar siempre por edulcorantes naturales.

La lista de estos edulcorantes es muy grande y tienes grandes sabores de donde elegir: miel, stevia natural, sirope de agave, sirope de arce, etc.

RELACIONADO: Cómo hacer una infusión de manzanilla de 5 formas diferentes

taza de té de menta junto a hojas de hierbabuena

Las Recetas con Menta Más Deliciosas

1. Té de menta estándar

Esta es la forma correcta de preparar una infusión de menta o hierbabuena, de forma fácil, rápida y sin complicaciones.

Puedes jugar con diferentes edulcorantes o añadir una rodaja de limón para jugar con su frescura y su dulzura.

Se prepara con las instrucciones que has visto anteriormente.

«La receta detallada para hacer una infusión de menta la encuentras aquí»

Ingredientes:

ELIGE UNO DE ESTOS TÉS:
– 1 puñado de hojas de menta fresca
– 2 gramos de hojas de menta secas
– 1 bolsita de té de menta
OPCIONAL: Edulcorante
AGUA: 
2 Vasos de Agua (500 ml)
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5-10 minutos

Consejos:

Hojas frescas:

  • Las hojas frescas de menta requieren un poco más de preparación pero no te llevará mucho tiempo.
  • Puedes aplastar suavemente las hojas para liberar sus sabores, o bien puedes usar una cuchara o un mortero para extraer el aceite aromático que le da el sabor refrescante a esta bebida.
  • Su tiempo de infusión óptimo oscilará entre los 5 y 10 minutos.

Hojas secas:

  • Usa un colador para que no queden trozos en la taza.
  • Las hojas secas prefieren un tiempo de infusión más corto, sobre los 5 o 6 minutos.

Bolsitas de té:

  • Sigue las instrucciones que aparecen en la caja.
Receta té moruno

2. Té moruno (Té marroquí)

El ritual para preparar este té de menta marroquí implica usar material tradicional y prestar mucha atención a los detalles usando técnicas más delicadas y tradicionales.

En este caso, nos vamos a centrar en preparar la receta té moruno de una forma más práctica pero manteniendo su esencia, y para ello usaremos el mismo material que para cualquier otra infusión.

El té moruno es uno de los tés más famosos del mundo y se prepara con una mezcla de té verde gunpowder con menta, debido a su alta calidad y sabor picante.

Para contrarrestar el sabor picante del té y la hierbabuena, al té moruno se le suele añadir una buena cantidad de azúcar, que deberás calcular para dejarlo a tu gusto y no demasiado dulce.

«Descubre cómo hacer té moruno con nuestra receta detallada»

Ingredientes:

TÉ: 2g de té verde gunpowder
MENTA:
Un puñado de hojas de hierbabuena fresca
AZÚCAR:
4 cucharadas de azúcar moreno
AGUA:
 1 vaso de agua (250 ml)
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN:
 5-10 minutos

Instrucciones:

PASO 1: Hervir el agua.

PASO 2: Añadir el té en la tetera y verter el agua caliente.

PASO 3: Cubrir la tetera y esperar 3 minutos.

PASO 4: Retirar el té gunpowder e introducir las hojas de hierbabuena y el azúcar.

PASO 5: Dejar reposar otros 5 minutos más.

PASO 6: Retirar las hojas de hierbabuena y servir en una taza.

Té Moruno Frío (Opcional) 

Si eres de las personas que prefieren el té moruno frío estas de enhorabuena, pues se trata de una bebida tan exquisita como una infusión caliente.

Para hacer el té de menta marroquí frío, empieza por prepararlo como has visto anteriormente. El té de menta no se debe preparar con agua fría pues no desarrollará bien el sabor ni recibirás todos sus beneficios.

Deja que el té se enfríe a temperatura ambiente y entonces agrega los cubitos de hielo y sírvelo. 

Añade una rodaja de limón para decorar o dale un toque personal añadiendo también el jugo del limón. 

3. Té frío con menta y limón

El té helado con hierbabuena y limón no tiene nada que envidiar a otras bebidas refrescantes.

Los beneficios y propiedades combinados de la menta y el limón con un sabor fresco y refrescante que puedes endulzar con tu edulcorante preferido.

Ingredientes:

TÉ: 
– 1 puñado de hojas de menta fresca
– El jugo de 1 o 2 limones
OPCIONAL: Edulcorante
AGUA: 
4 vasos de Agua (1 litro)
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5-10 minutos

Instrucciones:

PASO 1: Enjuaga y aplasta suavemente las hojas de menta fresca para potenciar su sabor.

PASO 2: Hierve el agua y déjala enfriar durante 1 o 2 minutos antes de añadir las hojas de menta.

PASO 3: Deja infusionar de entre 5 a 10 minutos.

PASO 4: Añade la miel o tu edulcorante preferido mientras el agua está caliente para que se disuelva mejor.

PASO 5: Exprime el jugo de los limones en el té.

PASO 6: Deje enfríe el té a temperatura ambiente. Una vez frío, mete la jarra en el refrigerador al menos durante 3 horas.

PASO 7: Vierte el té en un vaso y añade el hielo. 

Puedes decorar el té frío de menta con una rodaja de limón.

4. Infusión de jengibre, menta y limón

La infusión de jengibre, menta y limón no solo sirve para adelgazar, sino que tiene un sabor que puede engancharte.

Mezcla su sabor picante y fresco con el dulzor de la miel para conseguir una combinación irresistible.

Ingredientes:

TÉ:
– 1 puñado de hojas de menta fresca
– Unas rodajas de jengibre
– 4 rodajas de limón
– 1 ramita de canela 
OPCIONAL: Edulcorante
AGUA: 
2 Vasos de Agua (500 ml)
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5 minutos

Instrucciones:

PASO 1: En una olla, introduce el agua, el jengibre y 3 rodajas de limón. Lleva el agua a ebullición y luego baja el fuego a potencia media.

PASO 2: Agrega las hojas de menta y deja que hierva todo a fuego lento durante unos 5 minutos.

PASO 3: Añade el edulcorante al agua caliente si lo deseas. Las mejores opciones con este té son la miel, el agave o la stevia natural.

PASO 4: Retira las hojas y los trozos de jengibre con un colador.

PASO 5: Decora con una rodaja de limón, canela y una ramita de menta.

agua infusionada con frutas

5. Agua infusionada con frutas y menta

El té de menta infusionado junto a fruta es un gran alternativa para los días calurosos y los días de verano. 

Los sabores dulces de la fruta contrastan con el sabor crujiente de la menta. 

Algunas frutas recomendadas son la naranja y la fresa, así como el melocotón. Pero hay muchas combinaciones diferentes,

Ingredientes:

TÉ:
– 1 puñado de hojas de menta fresca
– 1 taza de fruta
OPCIONAL: Edulcorante
AGUA: 
2 Vasos de Agua (500 ml)
HIELO
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
10 minutos

Instrucciones:

PASO 1: Pon agua a hervir en una olla y añade las hojas de menta fresca.

PASO 2: Déjalas infusionar a fuego lento durante 10 minutos.

PASO 3: Retira las hojas y deja que la olla se enfríe por completo a temperatura ambiente.

Añade el edulcorante mientras el agua está caliente.

PASO 4: Añade la fruta y deja enfriar en la nevera algo más de 3 horas

PASO 5: Agrega la mezcla a una jarra con hielo y ya la tendrás completamente lista.

RELACIONADO: Cómo Hacer Aguas Infusionadas + 6 Recetas Top

té con chocolate

6. Té de menta y chocolate con leche

Esta deliciosa infusión de leche y menta alcanza otro nivel si le añades chocolate. 

Ideal para las noches de frío en las que te apetece relajarte y descansar.

Ingredientes:

TÉ:
– 1 puñado de hojas de menta fresca
– 1 cucharada de cacao en polvo
OPCIONAL: Edulcorante
AGUA: 
200 ml de agua
LECHE: 200 ml de leche
TEMPERATURA DEL AGUA:
 100°C
TIEMPO DE INFUSIÓN: 
5 minutos

Instrucciones:

PASO 1: Hierve el agua y deja enfriar durante 1 minuto.

PASO 2: Añade las hojas de menta fresca al agua y deja infusionar durante 5 minutos.

PASO 3: Cuela el té y añade el cacao y la miel (o tu edulcorante preferido).

Si tienes problemas para disolver el cacao o la miel introdúcelos un poco antes.

PASO 4: Añade y mezcla la leche.

Si eres intolerante a la lactosa o no tomas leche de vaca puedes sustituirla por tu preferida, como la leche de coco o de almendras.

PASO 5: Decora el resultado como prefieras. Añade un poco de canela o nuez moscada para darle un toque más agradable.

Como siempre, recuerda que este no es un consejo médico y le recomendamos que consulte con un profesional.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on print
Imprimir

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR