¿Qué es el Té Blanco?

El té blanco es un té delicado conocido por su sabor sutil y fragancia delicada.

Es amado por su naturaleza mínimamente procesada y admirado por su tradición de producción de siglos.

Es un té verdadero, al igual té verde, el té oolong, el té negro y el té pu-erh, lo que significa que está hecho con hojas de la planta Camellia sinensis, conocida más comúnmente como la planta del té. 

Aporta grandes beneficios para la salud que pueden incluir la pérdida de peso, la mejora de la piel y la reducción de la inflamación.

El té blanco no se oxida y se elabora utilizando solo las hojas jóvenes de la planta del té.

Las hojas se cosechan antes de que se abran por completo y se caracterizan por tener unos delicados pelos blancos que recubren las hojas.

Conoce todo lo que hay que conocer sobre el té blanco.

Variedades de Té Blanco

Aunque en los últimos años se empieza a cultivar té blanco en países como Sri Lanka o la India, al tratarse de un té tan delicado y suave, es recomendable optar por las variedades clásicas chinas y así disfrutar de una experiencia más auténtica.

¿Dónde se cultiva el té blanco?

Las variedades más delicadas y exclusivas se cultivan exclusivamente en la provincia de Fujian, en China. Otras variedades más comunes se han empezado a cultivar en países como Sri Lanka o la India.

BAI HAO YINZHEN (Aguja de Plata) 

白毫银针 - Comprar

Este tipo de té blanco se conoce como el de la más alta calidad, y por lo tanto, es el más popular. 

De color marfil cuando se seca, esta variedad se hace exclusivamente con brotes procedentes de la provincia china de Fujian.

  • Región: Provincia de Fujian, China
  • Fabricación: Té blanco secado al aire (aproximadamente 5 por ciento de oxidación) 
  • Estilo: Brote completo con pelos suaves
  • Sabor: Dulce, suave y delicado
  • Aroma: Fragante y floral, con un fondo vegetal.
  • Color: Plata pálida, muy brillante
  • Infusión: Prepara numerosas infusiones cortas. 

BAI MUDAN (White Peony)

白牡丹 - Comprar

Este té blanco es un tipo de té blanco hecho de las puntas cada planta. Más concretamente, con un brote de hojas y dos hojas jóvenes de la planta de camellia sinensis.

El Bai Mudan es una forma más barata de consumir un delicioso té ligero y a veces es preferido por su sabor más completo y mayor potencia que la aguja de plata.

  • Región: Provincia de Fujian, China (y muchas otras ubicaciones en todo el mundo)
  • Fabricación: Té blanco secado al aire (aproximadamente 8 por ciento de oxidación)
  • Estilo: Hoja abierta, generalmente mezclada con brotes
  • Sabor: Dulce, suave y delicado
  • Aroma: Herbal con fondo ligeramente afrutado
  • Color: Amarillo pajizo
  • Infusión: Prepara numerosas infusiones cortas. 

Sabor del Té Blanco

El resultado del mínimo proceso de producción al que se somete el té blanco hace que se le considere como uno de los más frescos del mundo.

El té blanco tienen por lo general un cuerpo ligero o medio y su perfil de sabor suave pero matizado. 

Los tés blancos ofrecen toques de dulce sabor floral y un acabado suave. También pueden incluir notas de sabor a miel, cítricos, vainilla, melocotón, melón y albaricoque. 

Cómo Preparar Té Blanco

Si el té que has comprado tiene instrucciones de preparación específicas, es recomendable que las sigas, pues los diferentes tés blancos pueden tener diferentes temperaturas ideales de preparación y tiempos de infusión.

Pero por si acaso, te dejo algunos consejos generales para preparar un té blanco delicioso.

Instrucciones:

1. Si usas hojas de té blanco premium, asegúrate de usar también agua de calidad. El agua del grifo puede modificar el sabor.

2. Algunas variedades de té blanco puedes aguanta unas temperaturas un poco más altas que el té verde. Por lo general, esto es unos 90°C durante 3 a 5 minutos.

3. Otros son más delicados y deben tratarse como un té verde, e infusionarlos durante 2 a 3 minutos en temperaturas del agua de 70 a 80°C.

4. Usa 2 gramos de hojas frescas de té verde por cada vaso agua (250 ml).

5. Cubre el té mientras se infusiona para mantener todo el calor en el recipiente.

6. La mayoría de los tés blancos con hojas sueltas de alta calidad se pueden infusionar varias veces.

7. Los tés blancos son tan delicados y suaves que para apreciar el verdadero sabor del té, es mejor disfrutarlos sin aditivos como la leche o el azúcar.

mujer sirviendo té blanco

Dónde Comprar y Almacenar el Té Blanco

Si bien el té no se va a poner nunca "malo", si que puede llegar a ponerse rancio. 

Por eso, para asegurarte de obtener el té más fresco que puedas tomar, asegúrate de comprarlo en una compañía que pueda decirte cuándo y cómo se ha procesado y envasado el té.

El té blanco requiere métodos de almacenamiento similares a los de su primo el también delicado té verde. Estos tés que pasan por una menor oxidación pueden permanecer frescos hasta un año si se cuidan adecuadamente. 

Ten en cuenta estos consejos a la hora de almacenar el té blanco:

  • Guarda siempre el té en un lugar fresco y oscuro.
  • Manténgalo alejado del calor, el sol, el oxígeno y la humedad, y nunca lo guardes en la nevera.
  • El té durará más si se almacena en un recipiente opaco y hermético (como estas latas).
  • No guardes el té junto a otros artículos como el café o las especias, pues pueden filtrar su sabor en las hojas de té.
lata de metal para guardar té

Principales Beneficios del Té Blanco

Como el té negro y el té verde, el té blanco también deriva de la planta Camellia sinensis.

Debido a esto, el té blanco comparte muchas de las mismas propiedades químicas y efectos a la salud del té, y por ello comparte muchos de los efectos beneficiosos para la salud con el té verde y el té negro.

Los polifenoles son moléculas de origen vegetal que actúan como antioxidantes dentro del cuerpo y el té blanco tiene de sobra.

Tienes a tu disposición un artículo dedicado a los beneficios y propiedades del té blanco.

Este compuesto puede ayudarte a:

  • Reduce el riesgo de cáncer
  • Perder peso 
  • Reducir el riesgo de sufrir Alzheimer y Parkinson
  • Eliminar los radicales libres
  • Reducir el riesgo de sufrir una insuficiencia cardíaca
  • Protege contra la diabetes
  • Reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares

La particular cantidad de compuestos polifenólicos presentes en las variedades de té, desde un tipo de té blanco a otro, frecuentemente se superponen con los encontrados en el té verde.

Esto se debe a la variación entre las cepas de Camellia sinensis, y también a el proceso de preparación de la misma.

La Historia del Té Blanco

Los orígenes históricos del té blanco no están claros.

Algunos registros indican que este té premium se consumió por primera vez durante el reinado de la dinastía Song entre 960 d. C. y 1280 d. C.

Hay registros de té ofrecido como tributo al gobernante imperial de la dinastía Tang.

Para esto, los brotes más jóvenes y más finos de las plantas serían recogidos y convertidos en tés para ofrendas. Hay evidencia de esto en las referencias poéticas, que describen estos tés como los tés blancos modernos que consumimos hoy.

Durante el reinado de la dinastía Song, se conservó esta costumbre de ofrecer tés como tributos.

Hay documentos escritos por el emperador chino Huizong que hablan sobre los detalles de la tradicional ceremonia del té en la China imperial.

Se dice que el emperador Huizong fue quien alteró la forma en que se produce y procesa el té y construyó la cultura del té que conocemos hoy en día.

En el año 1857, se descubrió una nueva especie de plantas de té en la provincia china de Fujian.

Esta variedad tenía brotes más grandes y un crecimiento denso de pekoe con un fuerte perfil aromático.

Estos cogollos se procesaron convirtiéndose en el té blanco de aguja de plata (uno de los más exquisitos hoy en día), con detalles sobre el procesamiento mencionado en "Zhiquan Xiaoping", un libro sobre tés chinos escrito por el autor Tian Yiheng.

A finales de 1800, estas agujas de plata ganaron popularidad y comenzó la exportación de estos tés a las naciones occidentales.

plantación de té en china

Cómo se Produce el Té Blanco

La producción de té blanco es muy simple comparada con la manufacturación de otros tés. El proceso principal en la producción de té blanco es la siguiente:

Hoja de té fresca → marchitamiento (72 hrs) → secado (secado al aire, secado solar o secado mecánico) → té blanco

Producir el té blanco no requiere de paneo, rotación o sacudidas, cosa que ahorra muchas horas y mucho trabajo. 

Sin embargo, la selección del material para el té blanco es extremadamente rigurosa; solo el desplume de hojas jóvenes con sus carácteristicas vellosidades de color plateado-blanco puede producir un té blanco de calidad.

Fuentes:

- Wikipedia

- The history of Tea: A cultural history and drinking guide - Mary lou heiss and Robert J. Heiss