La Guía Definitiva Sobre el Té de Jazmín

El té de jazmín es una deliciosa mezcla de flores de jazmín y té verdadero traída desde China.

Mezcla además uno beneficios impresionantes para tu salud y un aroma perfumado deliciosamente dulce.

Si quieres disfrutar de una infusión placentera para tu paladar y saludable para tu organismo el té de jazmín es ideal para tí.

Descubre por qué.

Qué Es el Té de Jazmín

El té de jazmín es un tipo de té perfumado con el aroma de las flores del jazmín.

Es el té aromático más famoso en China gracias a su sabor sutilmente dulce.

Aunque habitualmente se mezcla con té verde, también se puede combinar con té negro o té blanco

Los tés aromáticos de jazmín provienen de una de estas dos variedades de la planta de jazmín: jazmín común y la sampaguita y se vende con frecuencia como perlas de jazmín.

Las delicadas perlas se despliegan mientras el té se sumerge, creando una hermosa presentación.

Beneficios del Té de Jazmín

1. Alivia el estrés

Uno de los beneficios para la salud del té de jazmín se derivan tanto de su delicioso aroma como de su delicado sabor. 

Por un lado, el aroma perfumado del té de jazmín puede desencadenar una respuesta parasimpática, liberando productos químicos que te ayudan a relajarte y descansar. 

Algunos estudios han ido un paso más allá al examinar los efectos sedantes de los aromas del jazmín, aunque los resultados no han sido concluyentes y siguen en curso (1).

Por otro lado, está su sabor. 

Los sabores dulces de jazmín te inducen un estado relajado, mientras que el acabado fresco te aporta una fragancia vigorizante que puede alegrarte después de un largo día. 

2. Aumenta la energía

Como sabes, el té de jazmín se mezcla con té verde, negro o blanco como base.

Los tés verdaderos se elaboran con las hojas de la planta Camellia sinensis, que naturalmente contiene cafeína.

Es por eso que el té de jazmín contiene una cantidad de cafeína que puede varia dependiendo del té que se use como base.

De promedio, una taza de té verde contiene alrededor de 35 mg de cafeína, mientras que una taza de café contiene alrededor de 95 mg.

La cafeína que contiene el té de jazmín puede ayudarte a concentrarte mejor y mantenerte alerta pero nunca debe sustituir las suficientes horas de sueño (2).

3. Puede prevenir el cáncer

El té de jazmín está cargado de antioxidantes que ayudan a reducir el daño que los radicales libres causan en tu cuerpo.

Los antioxidantes tienen un papel importante a la hora de combatir el cáncer.

Estudios en probetas y en animales han encontrado que los polifenoles, como el ECGC en el té verde, redujeron el tamaño del tumor, provocaron la muerte de las células cancerígenas y suprimieron el crecimiento y la propagación de estas células cancerígenas (3).

4. Protege la salud del corazón

Mantener un corazón sano significa que no solo vive más, sino que tiene una mejor calidad de vida.

Beber unas tazas de té de jazmín al día puede ayudar a mantener su corazón latiendo de manera óptima y limitar el riesgo de enfermedades peligrosas y cirugías costosas.

Los mismos antioxidantes en el té de jazmín que ayudan a prevenir el cáncer también funcionan para garantizar un corazón sano.

Las catequinas que se encuentran en el té de jazmín pueden reducir la oxidación del colesterol LDL (conocido como el colesterol malo) y se ha relacionado con una variedad de problemas de salud cardiovascular, incluida la presión arterial alta (4).

5. Ayuda a bajar de peso

Beber té de jazmín puede ayudarte a perder peso, y lo hace acelerando tu metabolismo.

Las propiedades para quemar grasa del té de jazmín están relacionadas con su contenido de cafeína y el polifenol EGCG.

Estos compuestos también pueden mejorar los efectos de quema de grasa de cada uno, suponiendo quemar entre 70 y 100 calorías adicionales cada día (5).

6. Protege contra el Alzheimer y el Parkinson

El té de jazmín incorpora los impresionantes polifenoles, que pueden reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

En particular si el té de jazmín está hecho de té verde que es rico en EGCG, lo que puede suprimir la inflamación y neutralizar el daño de los radicales libres, dos factores clave asociados con la enfermedad de Alzheimer y Parkinson (6, 7).

Lo que hace el EGCG es evitar que las proteínas del cerebro se plieguen y agrupen incorrectamente, cosa que puede promover la inflamación y dañar los nervios cerebrales.

7. Mejora el sistema inmunitario

El té de jazmín tiene grandes cantidades de propiedades antiinflamatorias, propiedades antibacterianas y antioxidantes que protegen contra el resfriado común y la gripe.

Un sistema inmunitario saludable también puede combatir enfermedades e infecciones, pero por suerte el té de jazmín contiene vitaminas y minerales que estimulan el sistema inmunológico para mantenerte saludable durante todo el año. 

8. Puede prevenir la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es causada por la incapacidad del cuerpo humano para regular o producir insulina.

Y si bien los factores genéticos son una de las principales causas de diabetes, también lo es tu estilo de vida.

Beber té verde de jazmín puede ayudar a regular los niveles de insulina y así controlar o prevenir la diabetes (8).

El mismo estudio demostró un metabolismo de la glucosa más estable en humanos sanos.

Al regular los niveles de glucosa en personas sanas, el té verde de jazmín puede ayudar a prevenir la diabetes si lo consumes regularmente.

Contraindicaciones del Té de Jazmín

En general, el té de jazmín es absolutamente saludable y cuenta con prácticamente ningún efecto secundario.

Los posibles desventajas del té de jazmín sólo se aplican a las personas en riesgo de deficiencia de hierro, incluidas las mujeres embarazadas, los niños pequeños y las personas con restricciones dietéticas.

Ya que contiene cafeína, e ingerir demasiada cafeína puede provocar ansiedad, inquietud, nerviosismo y problemas estomacales.

Las mujeres embarazadas deben limitar su consumo de cafeína, ya que puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo.

El té de jazmín también contiene catequinas, lo que podría reducir la capacidad de su cuerpo para absorber el hierro de los alimentos.​

Si lo tomas en grandes cantidades, las catequinas pueden aumentar su riesgo de anemia por deficiencia de hierro.

Por eso, si estás en riesgo de deficiencia de hierro, toma té de jazmín entre comidas y no junto a las comidas, o esperar al menos una hora tras comer para tomar té.

Cómo Preparar Té de Jazmín

Caliente

Cada variedad de té de jazmín puede tener diferentes instrucciones y temperaturas de preparación, ya que se suele combinar tanto con el té verde, el negro y el blanco.

Por eso es recomendable seguir las instrucciones específicas que pueden variar según el tipo de té que vayas a consumir.

Sin embargo, puedes seguir estas instrucciones de forma general:

Instrucciones

1. Preparar las hojas de té

Si vas a usar una bolsita de té, puedes saltar al siguiente paso.

Para el té de hojas sueltas, usa unos 2 gramos por cada vaso de agua (250 ml).

2. Hervir el agua

El té de jazmín se prepara mejor con agua pura o filtrada para permitir que los sabores se desarrollen adecuadamente.

Calienta el agua a una temperatura del agua entre 70 y 80 °C. 

Debido a que el té de jazmín contiene tés verdaderos, hervir el agua demasiado puede producir un sabor amargo.

3. Infusión

El té de jazmín necesita un tiempo de infusión que va desde 30 segundos a los 3 minutos dependiendo de cómo se haya producido el té.

Es recomendable tapar la taza o la tetera durante la infusión durante el remojo para mantener el calor.

Un consejo sobre edulcorantes

El té de jazmín tiene un perfil de sabor delicado y sutil que puede ser demasiado si añades además azúcar o miel. 

La mayoría de los productores de té de jazmín recomiendan evitar los edulcorantes al té de jazmín para evitar alterar su perfil de sabor.

Té verde helado de jazmín

Si lo que te apetece es una bebida refrescante, puedes preparar tu té de jazmín en versión fría.

Para ello las hojas de té deben prepararse con más agua caliente de lo habitual, y puedes usar una bolsa de té. 

Ingredientes

  • El agua debe ser filtrada y fresca para no pasarle ningún sabor a nuestro té. 
  • Por lo general, se necesitan de 10 a 15 gramos de hojas de té por cada litro de agua.
  • Un puñado de hojas de menta.
  • Jugo de limón
  • Miel

Instrucciones

1. Calienta el agua a una temperatura del agua entre 70 y 80 °C

2. Cuela el té (o quita las bolsitas de té y las hojas de menta) y viértelo en una jarra grande.

3. Agrega el jugo del limón y la miel hasta que la miel se disuelva.

4. Agrega agua fría.

5. Déjalo enfriar en la nevera durante 2 horas como mínimo.

6. Sirve sobre hielo con ramitas de menta, si lo desea.