¿Qué es el Té Verde?

El té verde es un tipo de té hecho de los bulbos y las hojas de la planta llamada Camellia sinensis.

La principal diferencia es que no se somete al mismo proceso de secado y oxidación que otras variedades como el té oolong o el té negro.

El té verde es tan bueno para tu salud que existen multitud de estudios que intentan demostrar sus beneficios, y más que se seguirán realizando.

Si te quedan dudas sobre lo que es el té, no dudes en visitar el artículo dedicado a los diferentes tipos de té y para qué sirven.

Variedades de Té Verde

Aunque ya se produce té verde en muchos países, nos vamos a centrar en los dos mayores productores de té verde del mundo: China y Japón.

China - Fritos en sartén

El estilo chino del té verde se realiza mediante cocción en sartén, donde las hojas de té se calientan en una canasta, sartén o tambor giratorio mecanizado para detener el proceso de oxidación.

Los tés verdes chinos se pueden freír más de una vez durante este proceso, dependiendo del estilo de té que se quiera producir.

Estas cocciones pueden llevarse a cabo en: cestas de mimbre, sartenes de acero tipo wok, tambores metálicos además de otros recipientes y se realizan sobre carbón, llama de gas, calor eléctrico o aire caliente, dependiendo del sabor que se quiera conseguir.

El sabor depende enormemente del número y tipo de cocciones, pero por lo general, un té verde chino a fuego lento adquiere un color verde amarillento o verde oscuro e imparte un sabor herboso, terroso y tostado.

Los tés verdes chinos más populares son:

Té Longjing: Se traduce como té del "Pozo del Dragón" y es cultivado cerca de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang. Su aspecto liso y plano en forma de espada y un sabor tostado a fuego lento le dan a este té unas característicos que ninguna otra región productora de té verde ha podido duplicar.

Té Pólvora: Se trata de un té secado que se seca en tambor, lo que provoca que cada hoja se enrolle en una pequeña bolita que se asemeja a la pólvora. De ahí viene su nombre.

Japón - Al vapor

El estilo japonés del té verde se caracteriza por ser cocinado al vapor, donde las hojas de té se tratan brevemente con calor de vapor a las pocas horas de recolectarlo para detener el proceso de oxidación y resaltar el rico color verde de las hojas de té que se proyecta en el té final preparado.

El proceso de cocción al vapor crea un perfil de sabor único que puede describirse como dulce, vegetal o similar a las algas.

Algunos té verde japonés también suelen cultivarse a la sombra o tostarse durante el procesamiento, creando en ambos casos unas características de sabor adicionales.

Algunos tés verdes japoneses populares incluyen:

煎茶 Sencha (té tostado): Es el té japonés más común. Se hace exponiendo las hojas directamente al sol. Comprar.

玉露 Gyokuro (rocío de jade): Las hojas se dejan crecer a la sombra antes de la cosecha, lo que consigue un cambio en su aroma y su sabor. Comprar.

抹茶 Matcha (té molido): Es un té verde molido usado en la ceremonia del té japonesa desde hace siglos. Es usado en multitud de recetas. Comprar.

玄米茶 Genmaicha (té popcorn): Se trata de una mezcla de bancha y genmai (granos de arroz tostado). Comprar.

焙じ茶 Hojicha (té totalmente tostado): Un té tostado, perfecto para aquellos que busquen un nivel de cafeína más bajo. Comprar.

Otros tés verdes

  • Té de Ceilán o té verde de Ceilán
  • Té verde de Darjeeling o té de Darjeeling
  • Té verde de Vietnam o té de Vietnam
  • Té de Assam o té verde de Assam

Sabor del Verde

Como has visto, el té verde puede provenir de muchas partes diferentes del mundo y procesarse usando muchos métodos diferentes.

Entonces, para definir cómo sabe el té verde que te gusta más dependerá de muchos factores, incluyendo dónde se cultivó, cómo se procesó e incluso cómo se preparó.

Sin embargo, hay algunos rasgos comunes para describir el perfil general de sabor de la categoría de té verde, que incluyen rasgos vegetales, herbáceos, terrosos, dulces, mantecosos, nueces, tostados y a algas entre otros.

Cómo Preparar Té Verde

El té verde se prepara mejor a una temperatura de agua suave de 80 ° - 85 ° C, con un tiempo de infusión de unos 3 minutos.

El agua que está demasiado caliente puede provocar la liberación de taninos de las hojas, haciendo que el té se vuelva astringente.

Los tés verdes de mayor calidad se pueden remojar 2-3 veces antes de que el sabor comience a degradarse.

Contenido de cafeína en el té verde

En general, una taza de 250ml de té verde produce alrededor de 15-48 mg de cafeína por porción. Esta medida varía dependiendo de cuánto tiempo se infusiona el té. Cuanto más largo sea el tiempo de infusión, mayor será el contenido de cafeína.

El contenido de cafeína disminuye cada vez que se vuelve a remojar el té.

Aquí tienes algunos consejos generales para preparar un exquisito té verde.

Instrucciones:

1. Introduce las hojas del té en la tetera (o en el infusor).

2. Prepara el agua a la temperatura adecuada. Vierte primero el agua caliente en las tazas para que estas adquieran la temperatura adecuada.

3. Vierte el agua desde la taza a la tetera.

4. Espera mientras los componentes del té se transmiten al agua. Cada variedad de té verde tiene un tiempo óptimo de infusión diferente.

5. Para garantizar que la fuerza del té sea uniforme, vierte el té poco a poco en la taza.

6. Disfruta de todos los beneficios y propiedades del té verde además de su delicioso sabor.

Recuerda que el té verde se puede preparar de muchas formas diferentes y cada uno tiene instrucciones diferentes: té verde caliente, té verde helado, té matcha...

Dónde Comprar y Almacenar el Té Verde

Si bien el té no se va a poner nunca "malo", si que puede llegar a ponerse rancio. 

Por eso, para asegurarte de obtener el té más fresco que puedas tomar, asegúrate de comprarlo de una compañía que pueda decirte cuándo y cómo se ha procesado y envasado el té.

Dado que el té verde está menos oxidado que su primo el té negro, es técnicamente más fresco y más delicado, por lo que debe consumirse más rápidamente para obtener el máximo sabor. 

El té verde conserva todas sus propiedades durante los primeros seis meses a un año de la compra. 

Ten en cuenta estos consejos a la hora de almacenar el té verde:

  • Guarda siempre el té en un lugar fresco y oscuro.
  • Manténgalo alejado del calor, el sol, el oxígeno y la humedad, y nunca lo guardes en la nevera.
  • El té durará más si se almacena en un recipiente opaco y hermético (como estas latas).
  • No guardes el té junto a otros artículos como el café o las especias, pues pueden filtrar su sabor en las hojas de té.

Principales Beneficios del Té Verde

Si quieres conocer todo sobre la cafeína en el té y sus principales diferencias con el café entra aquí.

Tenemos un artículo donde puedes conocer con detalle y los correspondientes enlaces a estudios científicos de estos beneficios y propiedades del té verde.

Pero si quieres un vistazo rápido a cada uno de los 18 beneficios que tiene el té verde para tu salud, aquí están:

  1. Acelera el Metabolismo y Te Ayuda a Adelgazar
  2. ​Fortalece la Memoria
  3. ​Reduce el Riesgo de Sufrir Alzheimer y Parkinson
  4. Mejora el Funcionamiento del Cerebro
  5. Reduce el Riesgo de Sufrir Depresión
  6. ​Te Ayuda a Combatir el Envejecimiento
  7. ​Está Cargado de Vitaminas
  8. Reduce el Riesgo de Sufrir Diabetes
  9. Previene la Caries Dental
  10. ​Puede Ayudarte a Prevenir el Cáncer
  11. ​Aumenta el nivel de energía
  12. Te Ayuda a Eliminar el Mal Aliento
  13. Reduce el Colesterol
  14. Potencia el Sistema Inmune
  15. ​Disminuye la Presión Arterial
  16. Alivia el Dolor en las Articulaciones
  17. ​Reduce el Riesgo de Sufrir una Enfermedad Cardiovascular
  18. Te Ayuda a Relajarte

Desventajas y contraindicaciones del té verde

Hay pocos o ningún efecto secundario o contraindicación conocida para beber té verde para adultos. Sin embargo, se deben aclarar los siguientes riesgos o complicaciones:

  • Sensibilidad a la cafeína: las personas con sensibilidades graves a la cafeína pueden experimentar insomnio, ansiedad, irritabilidad, náuseas o malestar estomacal.
  • Anticoagulantes: aquellos que toman medicamentos anticoagulantes deben beber té verde con precaución debido a su contenido de vitamina K. También se recomienda evitar el té verde y la aspirina, ya que ambos reducen la efectividad de la coagulación de las plaquetas.
  • Otros estimulantes: si se toma junto a drogas estimulantes, el té verde podría aumentar la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

Los suplementos de té verde contienen altos niveles de sustancias activas, y pueden desencadenar efectos secundarios e interactuar con otras hierbas, suplementos o medicamentos que estés tomando.

Puede que los suplementos de té verde no estén regulados por la AEMPS y pueden contener sustancias inseguras o beneficios no comprobados para tu salud. Consulte con un médico antes de comenzar cualquier régimen de hierbas o suplementos.

En particular, las mujeres embarazadas o lactantes, aquellas con problemas cardíacos o presión arterial alta, problemas renales o hepáticos, úlceras estomacales o trastornos de ansiedad no deben tomar suplementos o extractos de té verde.

La Historia del Té Verde

El origen del té verde se atribuye al año 2737a.C. en China.

Cuenta la leyenda que Shennong, por entonces emperador de China, descubrió esta nueva bebida por error, al caer hojas frescas de té sobre tu taza de agua hervida.

El emperador encontró el sabor tan increíblemente refrescante que se acabó convirtiendo en la popular bebida.

El té verde estaba disponible principalmente para los niveles más altos de la sociedad china y era muy caro de comprar. No fue sino hasta el siglo XIV que el té verde se hizo accesible al público en general para su disfrute y con fines medicinales. 

Siendo niño, Lu Yu fué adoptado por un monje budista y creció elaborando cerveza y sirviendo té. A medida que crecía, su interés por el té aumentaba al igual que su habilidad para hacer té. Decidió investigar y escribir sus hallazgos. El resultado, su libro "El clásico del té", que se convirtió en el primer trabajo escrito en explicar la cultura y el arte del té verde.

El té verde finalmente viajó al oeste en el siglo XIX gracias a exploradores europeos. Debido a su increíble sabor, se convirtió en la bebida nacional de Gran Bretaña, junto al té negro.

Poco después, al llegar a Estados Unidos, los colonos se obsesionaron rápidamente con el té y se hizo tan popular que el Parlamento impuso un impuesto al té en 1767. 

Como todos sabemos gracias libros de historia, este impuesto molestó tanto los colonos que se celebró el motín del té de Boston en 1773. Como resultado, 45 toneladas de preciado té verde fueron arrojadas al puerto.

En las últimas décadas, la popularidad del té verde sigue aumentando constantemente.

En la mayoría de las tiendas de café y té, se pueden encontrar numerosas variedades de té verde, que van desde las variedades puras de China y Japón, hasta mezclas como el té verde con jazmín hasta cafés con leche helado de té matcha.

Además de sus refrescante y versátil sabor, el té verde es una ayuda esencial para tu salud gracias a la gran cantidad de antioxidantes que contiene. 

Parece que cuanto más aprendemos sobre este delicioso té, más impresionante y beneficioso se vuelve.

Fuentes:

Wikipedia